•   CIUDAD JUAREZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Felipe Calderón llegó hoy rodeado de fuertes medidas de seguridad a Ciudad Juárez, en la frontera de México y Estados Unidos, para reunirse con familias de víctimas de la violencia que le reclaman redefinir su estategia contra el narcotráfico.

En esa ciudad, considerada la más violenta de México con más de 2.660 asesinatos en 2009, eran visibles las amplias medidas de seguridad tomadas para la llegada de Calderón con más de 2.000 policías federales. Calderón viajó acompañado de varios miembros de su gabinete, entre ellos los titulares de las carteras de Seguridad Pública, Gobernación y el Procurador general, Arturo Chávez.

La primera reunión de Calderón fue con el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, con quien se encontró en un hangar militar del aeropuerto local. El objetivo de la visita es "construir los caminos para afinar la estrategia en Ciudad Juárez", anticipó el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

Calderón también tenía previsto reunirse con representantes de sectores sociales y empresariales del estado de Chihuahua, en particular con las familias de 12 jóvenes asesinados en una masacre atribuida a una banda al servicio de narcotraficantes cuya irrupción en una fiesta el 31 de enero dejó 15 muertos.

Antes de la llegada de Calderón, la policía local reportó el asesinato de tres hombres durante la madrugada, dos de ellos padre e hijo, cuando sicarios incendiaron su pequeño negocio.

La ciudad de 1,3 millones de habitantes es escenario de una sangrienta disputa entre los cárteles de Juárez y de Sinaloa. Unos 6.000 soldados permanecen desplegados allí como parte de un operativo federal contra el crimen organizado.