•   PUERTO PRINCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Haití cumple hoy una jornada de luto, elevando plegarias en todos los credos, al conmemorar un mes del terremoto que dejó 217.00 muertos y devastó la capital del país más pobre de América y el Caribe.

"Haití no morirá, Haití no debe morir", manifestó el presidente haitiano René Preval, vestido de blanco con un brazalete negro, en una de las varias ceremonias realizadas en Puerto Príncipe y la cual fue retransmitida por las radios y la cadena de televisión del país. El mandatario escuchó las declaraciones de los diferentes oradores, entre ellos el periodista Marcus Garcia, que perdió a su esposa por el sismo.

"Aquel 12 de enero la tierra tembló y Haití cayó al vacío..., pero somos un pueblo muy orgulloso y fuerte en la adversidad, que ha demostrado un gran sentido de la solidaridad con pocos medios", precisó el director de Radio Mélodie FM.

Cientos de miles de personas, la mayoría vestidas de blanco, se reunieron desde las 6H00 de la mañana (11H00 GMT) en la plaza de Champs-de-Mars, ubicada junto a las ruinas del Palacio Presidencial y cuyos alrededores albergan uno de los campos de refugiados más grandes de Puerto Príncipe. Para esta jornada de duelo nacional, el pueblo haitiano está invitado a participar en múltiples ceremonias organizadas por distintas iglesias que abrieron sus templos temprano. Los que perdieron sus casas cerraron algunas calles y se reunieron a orar frente a un altar casero.

"Todas las religiones de Haití, desde el vudú, los católicos, los bautistas y los protestantes, estamos reunidos aquí para rezar porque Haití ahora tiene riqueza espiritual en la eternidad", manifestó un pastor en una tarima de Champs-de-Mars, ante una multitud que gritaba "aleluya" alzando las manos con fervor.

Llantos al recordar a difuntos
Hombres, mujeres y niños lloraron cuando desde la tarima se recordó a todos aquellos que se "fueron a la eternidad" el 12 de enero, cuando un terremoto sorprendió a la población destrozando en menos de un minuto la capital del país más pobre de América Latina y el Caribe.

Con los locales comerciales cerrados, la única actividad que hoy seguía su curso era la distribución de comida por parte de la ONU con la ayuda de diversas ONG. Hombres con saco y corbata esperaban a las mujeres, que hacían cola para recoger los sacos de 25 kg de arroz. Un mes después del terremoto, las necesidades más básicas de la población siguen siendo urgentes. "No tenemos ni agua", aseguró Carline Nazaire, de 27 años. "El pueblo será pobre pero el más rico del mundo en gracia y espiritualmente", agregó.

"Hoy, tenemos muchos niños que han perdido a sus padres", mencionó uno de los pastores mientras varios menores lloraban entre una multitud. En el centro de la ciudad, los militares estadounidenses organizaban la seguridad para las ceremonias.

Salen a orar con sus mejores ropas
En varios campos de refugiados se podía ver a hombres y mujeres bañándose con jarros al costado de las carpas, y luego salir con su mejor ropa a caminar en familia para orar en grupo.

En la calles de la capital haitiana devastada por el sismo, personas de todas las edades caminaban en grupo, viajando en bus o taxis colectivos para trasladarse a los oficios religiosos. Algunas de las mismas están programadas en las fosas comunes donde reposan miles de cuerpos, a las afueras de la capital.

En el medio de la plaza Saint-Pierre, en Pétion-Ville, en las colinas de Puerto Príncipe, una orquesta acompañó los rezos de los cientos de refugiados en este lgar. Alzando los brazos al cielo, como signo de agradecimiento a una multitud respondía a las plegarias de un pastor protestante.