•  |
  •  |
  • END

LA PAZ /AFP
El presidente boliviano, Evo Morales, enfrenta la primera disidencia seria dentro de sus filas desde que un ex ministro lanzó su candidatura a la gobernación en el bastión electoral de La Paz a pesar de que el mandatario lo había vetado.

Félix Patzi, un académico que fue ministro de Educación del primer gabinete de Morales en 2006, se convertió en una piedra en el zapato para el mandatario desde que la semana pasada el oficialismo lo retirara de la candidatura a la gobernación de La Paz.

Según el argumento oficialista, Patzi no podía representar al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) en las elecciones regionales de abril próximo por haber sido sorprendido conduciendo ebrio en La Paz.

Sin embargo, Patzi anunció el jueves que mantendría su candidatura, acusó al entorno de Morales de haber generado este cisma y tachó de racistas a los asesores blancos, el vicepresidente Alvaro García Linera, y el ministro de Gobierno Sacha Llorenti.

“No permitamos que los blancos nos humillen, no permitamos que el Alvaro (García Linera) me humille, no permitamos que el Sacha (Llorenti) me humille”, dijo Patzi en el poblado de Patacamaya, cercano a La Paz, desde donde impulsa su candidatura.

“Por lo que han hecho pagarán, pagarán, y lo digo con esa palabra, pagarán, pagarán... y se acordarán porque será pronto, creo que llegó la hora verdadera, esa hora verdadera se llama descolonizar Bolivia”, agregó.

El reto para el oficialismo de cara a las elecciones regionales de abril es conquistar las gobernaciones opositoras, como Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija, aunque el problema surgió en La Paz, el principal bastión de Morales, donde el mandatario tiene más de 80% de aceptación.

“No voy a entrar en debates personales con un ex candidato, aunque él (Patzi) no debe hacerse eco de la ofensiva de la derecha para afectar al Gobierno, a la democracia y al MAS”, respondió ayer viernes Morales.

Morales lo acusa de actos de corrupción

Morales había anunciado el jueves investigaciones judiciales contra Patzi, a quien ahora acusa de actos de corrupción.

Sobre Patzi “hay denuncias muy graves. Vamos a investigar sobre su trabajo en la Prefectura”, dijo Morales con respecto a denuncias que acusan al ex ministro de poner a trabajar allí a gente que ahora lo apoya en su candidatura.

La Fiscalía de La Paz inició una indagación de oficio contra Patzi por “conducción peligrosa”, lo que se castiga con dos años de reclusión.

Patzi es apoyado por campesinos de algunas comunidades de La Paz que amenazaron a comienzo de esta semana bloquear caminos si el presidente Morales lo bajaba de la carrera por la gobernación, amenaza que no se ha cumplido.

Sin embargo, sí se cumplió la sanción de la justicia comunitaria para Patzi por conducir ebrio: los habitantes de Patacamaya le impusieron la obligación de construir 1000 adobes de barro, trabajo que terminó de cumplir el jueves.