•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu viaja hoy a Moscú para evocar con los principales dirigentes rusos la adopción de sanciones contra Irán por su decisión de enriquecer uranio a 20%. "Viajo a Moscú para entrevistarme con el presidente (ruso Dmitri) Medvedev y el Primer ministro (Vladimir) Putin", declaró Netanyahu al iniciarse la reunión semanal del gobierno israelí.

"Vamos a discutir sobre algunos asuntos, pero de antemano y antes que todo sobre Irán. Israel considera que una fuerte presión debe ejercerse contra Irán", agregó tras pedir "sanciones muy duras". La semana pasada, había hablado de "sanciones paralizantes" contra Teherán.

El lunes, Netanyahu se entrevistará con el presidente ruso, Dmitri Medvedev, y el Primer Ministro, Vladimir Putin, y luego se reunirá con representantes de la comunidad judía en Rusia, indicó un funcionario israelí. La visita de Netanyahu de dos días de duración coincide con un endurecimiento de la posición rusa hacia Irán debido a que el gobierno iraní decidió enriquecer uranio a 20%. Rusia condenó la decisión iraní diciendo que siembra dudas sobre la "sinceridad" del programa nuclear de Irán.

Israel, única potencia nuclear en Oriente Medio, sospecha, al igual que las potencias occidentales, que, bajo una cobertura civil, el programa nuclear de Irán apunta a la fabricación de la bomba atómica. El gobierno israelí denunció en reiteradas ocasiones las declaraciones de Ahmadinejad llamando a "borrar" a Israel del mapa.

Netanyahu, que en septiembre pasado había viajado secretamente a Rusia para hablar de Irán, intentará en esta visita oficial convencer al gobierno ruso de la necesidad de reforzar las sanciones contra la República islámica. "Israel va a alentar a Rusia a que se una a los esfuerzos norteamericanos para imponer sanciones contra Irán y va a coordinar su posición con Moscú", explicó Tossi Alpher, un analista israelí.

Esta mañana, en la reunión de gabinete, Netanyahu reiteró su llamado a adoptar "sanciones muy duras contra Irán, sanciones paralizantes", como lo había hecho inmediatamente después de que los iraníes iniciaran el proceso enriquecimiento a 20%.

Por otra parte, Netanyahu intentará además que Rusia no le venda a Irán el sistema de defensa antiaéreo S-300, que los iraníes podrían desplegar en torno a las centrales nucleares para protegerlas de eventuales ataques israelíes.

Hasta el momento, Israel nunca descartó acciones militares para impedir que Irán logre fabricar la bomba atómica. El primer ministro israelí y los dirigentes rusos evocarán también el proyecto de una Conferencia de Paz en Oriente Medio que Rusia quiere organizar en Moscú. "Los rusos quieren estar más implicados en el proceso de paz en Oriente Medio y satisfacer sus ambiciones de gran potencia", analizó Yossi Alpher. "Eso no es posible sin el acuerdo de Netanyahu", agregó Alpher.