•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller brasileño, Celso Amorim, manifestó hoy esperar que el ex presidente hondureño derrocado Manuel Zelaya, que se encuentra en República Dominicana, pueda volver a su país para participar en la vida política, tras la asunción del nuevo presidente, Porfirio Lobo.

"Para nosotros, quizá lo más importante dentro de ese proceso de reconciliación sería crear condiciones para que el ex presidente Zelaya, que era el presidente legítimo hasta el 27 (de enero), pueda volver y participar en la vida política en Honduras", declaró Amorim tras participar este lunes en una reunión entre la Unión Europea, UE, y Brasil en Madrid.

El gobierno brasileño no reconoce al nuevo ejecutivo de Honduras del presidente Porfirio Lobo, que ganó las elecciones de noviembre, celebradas durante el gobierno de facto que sucedió al derrocado Zelaya en junio. Junto con la comunidad internacional, Brasil condenó el golpe contra Zelaya, quien estuvo refugiado durante meses en la embajada brasileña en Tegucigalpa, y posteriormente no reconoció las elecciones presidenciales de noviembre. Brasil tiene un encargado de negocios que está funcionando para fines administrativos y consulares, precisó Amorim.

España reconoce a Lobo
Por su parte, el canciller español, Miguel Angel Moratinos, indicó hoy que "España ha reconocido al presidente Lobo y a su nueva andadura política", tras el viaje efectuado a Honduras la semana pasada por el secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia. "El presidente Lobo estará en principio en Madrid" en la cumbre entre la UE, América Latina y el Caribe en mayo, precisó Moratinos.

Pero el gobierno español indicó la semana pasada que mantiene congelada la cooperación militar con Honduras porque la cúpula militar sigue siendo la misma que durante el golpe de junio, además del veto a ingresar a territorio español a 10 miembros del anterior gobierno de facto de Roberto Micheletti.