•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El número de soldados estadounidenses muertos en la guerra de Afganistán llegó a 1.000, de acuerdo con un sitio web independiente, un hito en el conflicto iniciado hace más de ocho años.

El sitio web icasualties.org, que registra las muertes de militares en Afganistán e Irak, indicó que 54 soldados estadounidenses murieron en la guerra en lo que va del año, contra 316 el año pasado, el peor desde la invasión a Afganistán liderada por Estados Unidos en 2001.

El militar estadounidense de más alto rango, almirante Mike Mullen, advirtió de más bajas debido a la ofensiva de las tropas lideradas por Estados Unidos en Marjah, un bastión talibán, donde las tropas extranjeras enfrentan una fuerte resistencia. "Debemos armarnos de valor para los días más duros que vendrán, no importa cuán exitosos seamos algún día", señaló a periodistas.

En las provincias de Kandahar y Helmand -donde Estados Unidos, la OTAN y las fuerzas afganas luchan contra los talibanes en Marjah- se produjo el número más alto de bajas estadounidenses y de la coalición. El Departamento de Defensa estadounidense anunció que el último ciudadano caído en la guerra fue el cabo Gregory Stultz, de 22 años, quien murió el 19 de febrero en la provincia de Helmand.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, Estados Unidos lideró la invasión a Afganistán que derrocó al régimen talibán que albergaba a la red Al Qaeda. Pero los talibanes e insurgentes asociados recuperaron su fuerza desde ese entonces y ahora desafían a la autoridad del gobierno de Kabul en el sur y este del país.

El presidente Barack Obama acusó a su antecesor, George W. Bush, de descuidar la misión en Afganistán y ordenó enviar 50.000 efectivos adicionales desde que asumió su cargo hace un año. Ante las dudas que hay desde los dos lados del Atlántico por la complicada misión actual en Marjah, los comandantes de EU y la OTAN aseguraron que la ofensiva es un intento de cambiar el rumbo de la guerra y asegurar que los talibanes no regresen al poder.

Pero un mayor número de fuerzas lideradas por la OTAN también significó más muertes de militares estadounidenses y de sus aliados, siendo las bombas caseras las más mortíferas para las tropas de la coalición.

Otros miembros de la fuerza internacional en Afganistán, que tienen contingentes más pequeños que los estadounidenses, también sufrieron su mayor número de bajas durante el año pasado. El número de muertos británicos en la guerra asciende a 264, mientras que Canadá perdió a 140 efectivos y Francia, a 40.

Los opositores a la guerra en Afganistán manifestaron que tenían previsto marcar el hito de 1.000 muertos con una vigilia en Nueva York.