•   KABUL / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Una bomba atada a una bicicleta estalló el martes cerca de una terminal de autobuses en Afganistán, matando a por lo menos ocho personas, mientras el número de muertos entre los militares norteamericanos en la guerra afgana llegaba a los mil.

Este ataque tuvo lugar en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, donde una gran ofensiva militar comenzaba su décimo día, y el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, reconoció que estaban progresando más lentamente de lo esperado. Dieciséis personas fueron heridas en dicha explosión, declaró a la AFP el portavoz del gobernador de Helmand, Daud Ahmadi.

Un ataque de unos 15,000 militares norteamericanos y fuerzas afganas, llamado Operación Mushtarak (“Juntos”), fue lanzado con el objetivo de expulsar a los talibanes de los distritos de Marjah y Nad Ali, que se encuentran bajo su control desde hace tiempo.

Sin embargo, el jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos, el almirante Mike Mullen, dijo a los periodistas en Washington que los progresos contra los combatientes talibanes en las zonas involucradas eran “seguros, aunque quizás algo más lentos de lo previsto”. Los comandantes afirmaron que podrían necesitar un mes más para controlar totalmente esas zonas, aunque la policía civil ya fue desplegada.

Helmand y la vecina Kandahar han sido el principal foco de la actividad insurgente desde que el régimen talibán fue derrocado, en 2001. Los principales líderes militares, incluyendo a McChrystal, quien está al mando de 121,000 tropas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, han indicado que Kandahar también será objeto de una gran ofensiva antiguerrillera.

Por otra parte, mientras los familiares de 27 civiles muertos en un ataque aéreo de la OTAN se preparaban para enterrarlos, McChrystal presentó excusas en televisión. Este pedido de disculpas fue un esfuerzo para apaciguar la cólera de la población ante las pérdidas civiles después del tercer bombardeo equivocado en una semana.

Fue la segunda vez que McChrystal pedía excusas en una semana por decesos de civiles a causa de las tropas extranjeras, después de que un ataque con cohetes matara a por lo menos nueve personas durante una gran ofensiva contra los talibanes en el sur de Afganistán. En un video de un minuto, el alto oficial manifestó su “extrema tristeza” y dijo que las fuerzas foráneas se encuentran en Afganistán “para proteger al pueblo afgano”.

El gobierno afgano indicó que cuatro mujeres y un niño se encontraban entre los muertos cuando los tres vehículos en los cuales se desplazaban, en la provincia de Daykundi (centro), fueron blanco del fuego de helicópteros de la OTAN. Las tropas extranjeras, cuya nacionalidad no fue revelada, creían que se trataba de militantes que viajaban hacia su base, dijo la OTAN.