•   CANCÚN, México / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los países de América Latina y el Caribe reunidos en Cancún, México, aprobaron el martes crear un nuevo bloque americano sin Estados Unidos ni Canadá, una organización que carece por el momento de nombre y cuyos estatutos serán definidos en Caracas en 2011.

Los 32 países participantes también respaldaron los “legítimos derechos” argentinos sobre las islas Malvinas y crearon un grupo de países amigos de Colombia y Venezuela, cuyos dos mandatarios tuvieron un choque verbal durante la reunión.

El nuevo grupo “deberá prioritariamente impulsar la integración regional con miras a la promoción de nuestro desarrollo sostenible, impulsar la agenda regional en foros globales”, dijo el presidente de México, Felipe Calderón, al leer parte de la declaración final.

La creación del nuevo bloque “es de trascendencia histórica. Cuba considera que están dadas las condiciones para avanzar con rapidez hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana y caribeña”, afirmó el presidente Raúl Castro.

Los estatutos, la organización interna y el sostenimiento del nuevo mecanismo serán discutidos hasta mediados de 2011, cuando se producirá la próxima reunión del nuevo mecanismo regional en Caracas.

Según Calderón esta organización será conformada por los 33 países de la región --incluyendo a Honduras que no fue invitado a Cancún-- y se podría llamarse Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

“La región requiere de una instancia de concertación política fortalecida que afiance su posición internacional y se traduzca en acciones rápidas y eficaces que promuevan los intereses latinoamericanos y caribeños”, establece otro párrafo de la Declaración de Cancún.

Solidaridad con Haití y rechazo a embargo

El encuentro de Cancún igualmente manifestó su solidaridad con Haití, cuyo presidente René Preval hizo ante los mandatarios un dramático recuento de la tragedia que vive su país por el terremoto de enero, que estimó que podría haber dejado unos 300,000 muertos.

Otra de las declaraciones de la cumbre reiteró el enérgico rechazo al embargo que Estados Unidos mantiene sobre Cuba y un documento más se expresó sobre la coorperación regional en materia de emigración.

El gran ausente fue el presidente hondureño Porfirio Lobo, que no fue invitado porque Honduras fue suspendido de la Organización de Estados Americanos (OEA) a raíz del golpe de Estado de 2009.

Muchos detalles pendientes

“Hubo una discusión muy intensa (...) Lo importante es ir dándonos identidad y avanzar en este mecanismo”, explicó el presidente mexicano, tras reconocer que hay un largo camino por recorrer antes de llegar a concretarlo.

La iniciativa de los jefes de Estado y de gobierno de América Latina y el Caribe pretende abarcar a 33 países del continente --todos salvo Estados Unidos y Canadá-- en “un nuevo espacio regional propio” que “trabajará sobre la base de la solidaridad”, señaló Calderón.

Los mandatarios acordaron que Venezuela presida la comisión que estructurará el nuevo mecanismo y que Caracas será sede de la próxima cumbre en julio de 2011. Además, acordaron que Chile acoja la cumbre de 2012, ya prevista como un encuentro del Grupo de Río cuya suerte no es muy clara frente al nuevo organismo en ciernes.

También se agendó una reunión en Bolivia, sin fecha definida, para revisar los eventuales avances en los próximos meses, cuando esté en marcha el proceso para definir la forma como funcionará el nuevo mecanismo.

Qué nombre le pondremos

Las discusiones se prevén arduas. Tan sólo en la cita de Cancún, durante la reunión de cancilleres el debate sobre el nombre ocupó varias horas, confió a la AFP un participante, que pidió el anonimato. Entre otros, México propuso incluir la palabra “unidad”, mientras que Brasil prefiere el vocablo “comunidad” para bautizar al bloque, añadió la fuente diplomática.

En su declaración final, los mandatarios acordaron que la “Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños asuma el patrimonio del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración del Desarrollo”. “El nombre es lo de menos”, alcanzó a señalar respecto a esa discusión el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

“Estamos creando nuestra propia personalidad (...) Hoy no es un hecho histórico menor. Estamos creando nuestra propia personalidad”, señaló el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en su intervención durante la clausura, al justificar el debate.

Las bases del mecanismo fueron trabajadas arduamente desde 2008, cuando se reunieron por primera vez los gobernantes de la región en Brasil. Las discusiones pendientes podrían complicarse además por las diferencias que subsisten entre países de la región, como es el caso de la tensión que arrastran hace varios meses los presidentes de Venezuela y Colombia por asuntos bilaterales.