•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, se reunió hoy en La Habana con Fidel y Raúl Castro, en plena polémica por la muerte de un preso político en huelga de hambre, por quien la oposición le había pedido interceder. Lula conversó con el líder comunista Fidel Castro y su hermano Raúl durante más de dos horas, señaló una fuente brasileña, en un encuentro del cual fueron divulgadas fotos oficiales.

Previo a la reunión Lula había recorrido con Raúl Castro las instalaciones del puerto de Mariel, 50 km al oeste de La Habana, declaró la misma fuente. Durante el recorrido, Raúl Castro expresó lamentar la muerte de Zapata, que será sepultado hoy en su pueblo Banes, 850 km al este de La Habana.

Unos 50 presos políticos habían pedido al mandatario brasileño en carta abierta que intercediera ante Raúl Castro por la liberación de los prisioneros y se interesara en el caso de Zapata, un albañil negro de 42 años detenido en 2003, que cumplía 32 años de cárcel por "desacato" al gobierno, "desorden público" y otros cargos. Lula sostuvo sin embargo que no recibió esa misiva.

En la carta, los presos también dijeron al presidente brasileño que "sería un magnífico interlocutor" para que el gobierno cubano haga "las reformas económicas, políticas y sociales urgentemente requeridas".

Lula conoce a Fidel Castro desde su época de dirigente sindical y se ha reunido con él dos veces -enero y octubre de 2008- luego de que enfermó en julio de 2006 y transfirió la presidencia su hermano y sucesor, Raúl. Según fuentes diplomáticas, esta visita de Lula, la cuarta desde que llegó a la presidencia en 2003, podría ser su despedida presidencial de Cuba, pues concluye su mandato en enero de 2011.

Tras la reunión con Fidel, Lula tiene previsto asistir a sesiones de trabajo de grupos de ministros y empresarios de ambos países, y luego celebrar conversaciones bilaterales con Raúl, con quien coincidió en la Cumbre del Grupo de Rio en México. Ambos asistirán a la firma de nuevos acuerdos, que se sumarán a la cooperación existente y a las inversiones brasileras en la isla, una fábrica de cigarrillos -Brascuba-, la prospección que realiza Petrobras en aguas cubanas del Golfo de México y fábricas de vidrios y lubricantes, acuerdos todavía en ejecución.

La visita de Lula, en una gira que lo llevará también a Haití y a El Salvador, tiene alto contenido económico pues Brasil aprobó créditos a Cuba por unos 950 millones de dólares, 350 millones para venderle alimentos y 600 millones para inversiones en agricultura e infraestructura, sobre todo en el Mariel. Tras concluir su apretada agenda este miércoles en La Habana, Lula partirá a Haití a primera hora del jueves para expresar solidaridad con la reconstrucción tras el terremoto del 12 de enero, y el viernes visitará El Salvador.