•   MILÁN /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El escándalo por corrupción y fraude fiscal en Italia se agravó tras la confiscación de importantes fondos a una filial de Telecom Italia y el regreso anunciado ayer jueves de uno de los principales acusados, el fundador de la empresa de telecomunicaciones Fastweb.

La decisión de las autoridades judiciales italianas de confiscar unos 300 millones de euros (406,4 millones de dólares) de los créditos y liquidez de Sparkle, propiedad al 100% de Telecom Italia, desencadenó este jueves una bajada del valor de los títulos de la compañía de telecomunicaciones en la Bolsa de Milán.

La investigación judicial por un presunto millonario lavado de dinero involucra no sólo a Sparkle sino también a Fastweb, el segundo proveedor más grande de banda ancha en Italia.

Tras la apertura de la investigación, la junta directiva de Telecom Italia decidió posponer al 25 de marzo la aprobación de sus cuentas para el 2009, con el fin de revisar sus libros contables y aclarar la situación de su filial Sparkle frente a las acusaciones de reciclaje de dinero negro y empleo de elevados capitales adquiridos ilícitamente a través de un complejo sistema para evadir el fisco.