•   KABUL  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 16 personas, entre ellas varios extranjeros, murieron hoy en un atentado múltiple cometido en el centro de Kabul y reivindicado por los talibanes. Al alba, un primer kamikaze hizo estallar su coche-bomba delante de un hotel, el Aria, mientras otros dos, equipados con chaquetas cargadas de explosivos, penetraban en otro hotel contiguo, el Park Residence, informó el jefe de la policía de Kabul, el general Abdul Rahman Rahman.

Después, mientras clientes y personal del Residence Park escapaban por las ventanas, los policías asaltaron el edificio. Uno de los kamikazes hizo estallar su bomba en una habitación, matando a tres policías, y el segundo resistió durante un tiempo, antes de ser abatido, precisó Rahman. Testigos aseguraron que se oyeron al menos otras dos explosiones y que hubo luego tiroteos en el sector.

"El balance es de 16 muertos, entre ellos un italiano y tres policías afganos", declaró Bashary. El precedente balance daba cuenta de 17 muertos. Un comunicado del presidente afgano, Hamid Karzi, confirmó el balance de 16 muertos, entre ellos cuatro ciudadanos indios y uno italiano. En París, un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores indicó que otro de los muertos es un francés, que se encontraba de paso en Kabul.

Hoy es día feriado en Afganistán y el centro de la ciudad está muy poco animado a la hora en que se produjo la explosión, poco después del amanecer. La "zona verde", el barrio diplomático donde también residen personalidades y extranjeros en pleno centro de Kabul, fue acordonada inmediatamente después del atentado.

Talibanes reivindican ataque
"Reivindicamos" el ataque, declaró Zabihulah Mujahed, un portavoz de los insurgentes islamistas, en declaraciones telefónicas. "Ocho combatientes nuestros realizaron el ataque, uno hizo estallar su coche-bomba delante de un hotel, otros dos también activaron sus bombas, los otros siguen presentes en el lugar", aseguró.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó "enérgicamente" los atentados y señaló que esas acciones "muestran un desprecio por la vida humana". En Bruselas, el secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen condenó el atentado, afirmando que "una vez más" los talibanes "mataron inocentes, tanto afganos como extranjeros".

La insurrección de los talibanes se ha intensificado considerablemente y se ha extendido a casi todo el país estos últimos años, y sus militantes actúan cada vez mas frecuentemente en Kabul, con ataques de comandos o atentados suicidas. El último se había registrado el 18 de enero, cuando insurgentes fuertemente pertrechados y kamikazes atacaron un centro comercial en pleno corazón de la capital y mataron a cinco personas.

El ataque de hoy se produce cuando unos 15.000 soldados de las fuerzas internacionales y afganas implicados desde hace 13 días una vasta ofensiva contra un bastión talibán en la sureña provincia de Helmand han arrebatado prácticamente el control del lugar a los insurgentes.

A pesar de la presencia de 121.000 soldados de las fuerzas internacionales en Afganistán, las acciones de guerrilla y los atentados de los talibanes diezman cada vez más a los militares extranjeros. Después de 520 muertos en 2009, por mucho el año más mortífero de los ocho de guerra, casi 100 soldados de las fuerzas internacionales han perecido en Afganistán durante los dos primeros meses de 2010. Las tropas internacionales invadieron Aganistán a fines de 2001, para derrocar al régimen talibán.