•   SAN SALVADOR /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, aconsejó ayer viernes a su “amigo” y par salvadoreño Mauricio Funes que tenga “paciencia” y no tome decisiones precipitadas para llevar al país por la senda del desarrollo.

“Sé la carga que llevas en tus espaldas para gobernar este país, sé las presiones que sufres, pero Mauricio, hay algo que te va a hacer tener el mismo éxito que nosotros: jamás pierdas la paciencia y no tomes ninguna actitud precipitada, cuenta hasta diez y ahí tomas tu decisión”, le aconsejó Lula a Funes tras una reunión en la casa de gobierno.

Lula recordó que al asumir la presidencia de Brasil, distintos sectores del país, entre ellos el empresariado, le criticaron por ser de izquierda, sufrió de las dudas de su formación, el Partido de los Trabajadores, pero que a final de cuentas, las acciones que tomó le han demostrado que ha trabajado para todos sus ciudadanos.

El mandatario brasileño le recordó a Funes, que asumió en junio de 2009 tras 20 años de gobiernos de derecha, que “escuche” no solo a sus amigos “que únicamente te dicen cosas buenas”, sino también es importante oír a los que le critican pues solo así podrá tomar “con sabiduría” las mejores decisiones para el país.

Solidificar democracia
Para Lula, “el éxito” de Brasil ha sido concretar una democracia sólida en un país en donde “es totalmente posible trabajar por el crecimiento económico y una equitativa distribución de la riqueza”.

En tanto, el presidente Funes, tras agradecer el consejo de Lula le recordó que Brasil y él mismo ha sido su referente.

“Brasil ha demostrado que los empresarios no deben temer a la izquierda. Nosotros hemos logrado vencer, por la experiencia de Brasil, el paradigma neoliberal de que primero había que crecer económicamente para que luego esos beneficios se derramaran hacia los más pobres”, dijo.

Los dos mandatarios se comprometieron a que Brasil y El Salvador mejoren sus relaciones comerciales.

En este sentido, Lula dijo que ha instado a los empresarios exportadores de su país a trabajar “no por vender más de sus productos en El Salvador”, sino más bien por “desarrollar las inversiones” que sirvan al desarrollo social y económico de los salvadoreños con la apertura de empresas.

Funes dijo que Brasil y sus empresarios deben ver al país como “un socio para construir una alianza estratégica” que le permita a ambos países “ganar”.

Este viernes, en el marco de la visita de Lula, los gobiernos de Brasil y El Salvador suscribieron un crédito por unos 500 millones de dólares para la renovación de la flota de autobuses de transporte colectivo y proyectos de desarrollo social.