•   NUEVA YORK /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Una nueva tormenta de nieve que se abatió ayer viernes sobre Nueva York y sus alrededores provocó apagones masivos, el cierre de escuelas y la cancelación de miles de vuelos.

Los meteorólogos anticiparon la caída de unos 50 cm de nieve en la ciudad, donde los servicios municipales utilizaron barrenieves paran intentar mantener abiertas las calles.

El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg anunció que las escuelas permanecerían cerradas, dejando sin clases a cerca de un millón de escolares.

“Hacemos todo lo posible para que las escuelas puedan reabrir sus puertas el lunes”, dijo John Doherty, responsable de los servicios de higiene de la ciudad.

Más de mil vuelos desde y hacia Nueva York fueron cancelados por las condiciones climáticas. La nieve también provocó demoras en los trenes que llegan a la ciudad y obligó a reducir la velocidad en las rutas.

Las demoras de los vuelos afectaron en particular a los aeropuertos de Newark (Nueva Jersey) y John F. Kennedy a causa de las ráfagas de nieve, con vientos fuertes y ausencia de visibilidad.

Un muerto

El jueves, un hombre murió tras ser golpeado por la rama de un árbol que cayó bajo el peso de la nieve en Central Park en pleno Manhattan.

La víctima acababa de salir de su trabajo y decidió salir a pasear por los jardines nevados. “Es trágico, pero este tipo de accidente es muy poco frecuente y nuestros parques son muy seguros” dijo Bloomberg.

Los servicios de transporte urbano anunciaron importantes perturbaciones en el metro de la ciudad, la más importante de Estados Unidos, con 8 millones de habitantes.

En todo el noreste del país hubo caída de árboles en las rutas y cortes de energía eléctrica, a causa de la caída de líneas. La compañía de electricidad Con Edison indicó que había equipos trabajando en toda la región para atender los problema.

En el condado de Westchester, en el suburbio norte de Nueva York, 36,500 personas quedaron privadas de energía eléctrica y más de 700 hogares en la ciudad de Nueva York, indicó Con Edison a la AFP.

Según el canal de televisión NBC, un total de un millón de personas sufrieron apagones en todo el noreste de Estados Unidos. Las autoridades achacaron además a la tormenta un incendio que destruyó una manzana entera en una localidad de New Hampshire.

En Nueva York, los barrios del Bronx (norte) y Staten Island (sur) fueron los más afectados, según el alcalde.

La ciudad de Washington, que en febrero recibió caídas de nieve en cantidades históricas, fue azotada el viernes por fuertes vientos, pero en el aeropuerto Dulles solo los vuelos procedentes de Nueva York y su región fueron cancelados.

Los servicios de meteorología alertaron sobre la posibilidad de fuertes vientos en la capital hasta la noche, con ráfagas de 95 km por hora. El viernes, más de 10,000 hogares estaban sin electricidad en la zona.