elnuevodiario.com.ni
  •   PARIS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 53 muertos, de los cuales 45 sólo en Francia, ha dejado hasta hoy la tormenta Xynthia, que con fuertes vientos y mareas barre desde ayer a Europa occidental provocando inundaciones y cortes de electricidad.

Francia, con entre 45 y 50 muertos según el recuento provisional del ministerio del Interior, es el país más castigado por la tormenta, una de las más violentas ocurridas desde la de diciembre de 1999, que dejó 92 víctimas.

El primer ministro, François Fillon, calificó la tempestad de "catástrofe nacional" e informó que el restablecimiento de la electricidad demorará "varios días", tras una reunión de crisis en la que participaron varios ministros. En un comunicado, el presidente Nicolas Sarkozy pidió al gobierno "que actúe sin tardanza para que las medidas de solidaridad nacional puedan llegar rápido".

Un millón de hogares sin electricidad
Esta mañana, un millón de hogares estaba privado de electricidad. A las 18H00 (17H00 GMT), la cifra bajó a medio millón, según la filial de distribución de la empresa pública de electricidad EDF. El departamento más afectado fue Vendée, en el oeste, con un balance provisional de treinta muertos, según la prefectura. En varias localidades, los techos de ciertas casas apenas emergían del agua, y algunas familias esperaban angustiadas noticias de sus parientes desaparecidos.

En el departamento vecino de Charente-Maritime murieron seis personas, entre ellas un niño de diez años. Sarkozy anunció que el lunes visitaría ambos departamentos. Otras regiones del litoral y del centro fueron barridas por fuertes vientos y lamentaron víctimas mortales, que o bien se ahogaron, o murieron por la caída de árboles o incluso asfixiadas por los gases de un generador.

Air France anula 700 vuelos
La borrasca perturbó los transportes, aéreos como ferroviarios. Hoy, la aerolínea Air France anuló más de cien vuelos de unos 700 con salida y llegada en el aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle.

La tempestad, que se formó en el Atlántico, llegó ayer al litoral portugués con menos violencia que lo previsto, pero sin embargo provocó una víctima: un niño que murió aplastado por un árbol en Paredes, en el noroeste.

En España, la tempestad Xynthia dejó tres muertos. Una mujer de 82 años murió ayer al caerle un muro en la localidad de Vilar de Barrio (Galicia, noroeste). Dos hombres de 51 y 41 años fallecieron en la provincia de Burgos tras chocar el vehículo en el que viajaban con un árbol tumbado por la tormenta en la carretera. Esta tarde la tormenta salió de Francia, camino de Bélgica, Alemania y Escandinavia.

Bélgica lamentó hoy su primer fallecido: un hombre muerto por el desplome de un árbol en su jardín en Jodoigne, cerca de Bruselas.

En Alemania, en donde soplaron vientos de hasta 110 km/h, tres personas murieron. Un hombre falleció y su esposa resultó herida al caer un árbol sobre su automóvil en la Selva negra, en el suroeste, según la policía. Asimismo, una mujer que hacía jogging murió al caer un árbol en Bergheim, en Renania del Norte-Westfalia, en el norte, al igual que un hombre de 69 años al oeste de Francfort.

En el aeropuerto de Francfort más de 200 vuelos fueron anulados. La estación central de ferrocarriles de esa ciudad fue cerrada y numerosos trenes que partían de Stuttgart fueron anulados.

En Suiza los vientos llegaron hasta los 160 km/h, según la policía del cantón de Vaud, en el oeste, pero no se registraron víctimas.