elnuevodiario.com.ni
  •   BAGDAD  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro iraquí Nuri al Maliki se imponía en las elecciones legislativas de ayer, según estimaciones preliminares, aunque los analistas afirmaban hoy que tendrá dificultades para formar una mayoría que le permita mantenerse en el cargo.

La alianza que apoya a Al Maliki piensa que tendrá un tercio de los escaños, cifra sin embargo insuficiente para mantenerse como jefe de gobierno ya que el conjunto de la oposición se niega a transigir con él. "Al parecer obtendremos unos 100 escaños y la diferencia con la lista siguiente será muy grande", informó una fuente allegada a Al Maliki.

"Pienso que hemos obtenido un tercio de los votos, pero nos será imposible formar gobierno sin el apoyo de otros movimientos", manifestó Ali al Musawi, un asesor del primer ministro.

Según datos recabados, la Alianza para el Estado de Derecho, AEF, de Al Maliki está a la cabeza en las nueve provincias chiitas del sur. En cambio, el Bloque Iraquí del ex primer ministro Iyad Allawi domina en las cuatro provincias con mayoría sunita, Anbar, Salahedin, Nínive y Diyala.

A las provincias chiitas les corresponden 119 escaños, contra 70 a las sunitas, de un total de 325 curules en el Parlamento.

Alta participación ciudadana
La participación fue de 62,4%, anunció hoy la Comisión Electoral, que divulgará resultados parciales el jueves próximo y los definitivos el 18 de marzo. Una cifra menor que el 76% registrado en 2005, en las primeras legislativas tras el derrocamiento del presidente Saddam Hussein por una coalición liderada por Estados Unidos.

La lista de Allawi, se ubica segunda en tres circunscripciones chiitas (Mutana, Babil y Basora), pero en las otras seis está detrás de la Alianza Nacional Iraquí (ANI). La ANI, una coalición conformada por el Consejo Supremo Islámico Iraquí (CSII, de Amar al Hakim) y por los partidarios del clérigo radical Muqtada Sadr, podría ser la gran perdedora de la elección.

En las provincias sunitas, la AED llega segunda en Diyala y se ve ampliamente superada en las tres restantes. En la provincia multiétnica de Kirkuk, que elige 12 diputados, la lista Kurdistania, formada por los dos partidos tradicionales kurdos, que exigen que la región forme parte de Kurdistán, derrota a las listas árabes.

El Bloque Iraquí se ubica segundo y la AED tercera.

Kurdistania también gana en las tres provincias kurdas, que tienen un total de 41 curules, delante del partido disidente Goran (Cambio). El Parlamento se completa con 15 escaños "compensatorios", distribuidos principalmente entre las minorías religiosas.

Los expertos consideran poco probable que Al Maliki consiga mantenerse en el cargo. "Sus relaciones con los kurdos no son buenas, la ANI lo acusa de ejercer un poder personalista y los sunitas de haber reactivado la política de 'debaasificación'", expresó el profesor de ciencias políticas Hamid Fadel. La "debaasificación" se refiere a la exclusión de cargos políticos de personas vinculadas al partido Baas de Saddam Hussein, quien fue ahorcado en diciembre de 2006.

Según el académico, el próximo primer ministro será otro miembro de la AED o Iyad Allawi. Una opinión que comparte su colega Aziz Jabar, de la Universidad Mustansariya, de Bagdad. "No creo que Al Maliki sea el primer ministro del próximo gobierno, pues es rechazado por los grupos políticos importantes. Hubiera tenido que obtener una ventaja mucho mayor", sostuvo Jabar.

La participación en los comicios fue mayor en las provincias sunitas, que habían boicoteado las legislativas de 2005. Un 70% en las provincias de Diyala y Salahedin, un 61% en Anbar y un 67% en Nínive. En las zonas chiitas, la participación va de un 47% en Wasit a un 64% en Muthana, con un promedio de alrededor del 55%. El Kirkuk, la participación fue de un 70% y en las provincias kurdas aún mayor.