•   SANTIAGO / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Una réplica de 5.5 grados de magnitud Richter sacudió este domingo al sur de Chile y se sintió en Santiago, según al Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, sin que se reportaran daños ni víctimas.

El sismo se registró a las 15:35 horas locales (18: 35 GMT) y su epicentro estuvo situado a 25 km al sur de Pichilemu, un balneario ubicado a 130 km al sur de Santiago.

No se reportan daños ni heridos por este sismo, que es parte de las cientos de réplicas que se han sentido tras el terremoto de 8.8 grados que azotó el sábado 27 de febrero al centro y sur de Chile.

En tanto, miles de sobrevivientes del terremoto y del tsunami recibían ayuda humanitaria e intentaban volver a una vida normal, mientras saqueadores devolvían forzadamente bienes robados, al iniciarse este domingo tres días de duelo oficial.

Banderas chilenas ondeaban a media asta en los edificios públicos chilenos y adornaban casas y departamentos que siguen en pie tras el devastador terremoto de 8.8 grados y posterior tsunami que arrasó a la zona centro y sur de Chile hace una semana.

La presidenta Michelle Bachelet decretó a partir de este domingo tres días de duelo oficial por la tragedia que dejó unos 800 muertos y desaparecidos, en una cifra aún preliminar que está siendo revisada, según las autoridades.

Al mediodía, misas católicas se sucedían en los sectores afectados. En Talca, la capital de la región del Maule --vecina a Concepción--, cuya costa fue una de las más afectadas por el maremoto, una masiva ceremonia religiosa se llevó a cabo en su plaza de armas.

Recuperan objetos saqueados

A la misma hora, Bachelet volvió a viajar a Concepción (500 km al sur de Santiago), donde visitó un galpón donde la Policía recolectó cientos de objetos saqueados en tiendas y supermercados tras el terremoto.

Colchones, televisores, lavadoras, sillones y sillas, entre otros objetos, colmaban el recinto, con especies que fueron devueltas por los saqueadores después de ser conminados por la Policía, ante la amenaza de ser detenidos. El valor de los objetos devueltos alcanza a casi a los dos millones de dólares, señaló Bachelet.

“Esos saqueos nada tienen que ver con la sobrevivencia (…), tienen que ver con gente que busca lucrar en medio del dolor. Hay vecinos indignados porque algunos estaban vendiendo estas especies”, dijo la presidenta en una rueda de prensa.

Bachelet prometió aplicar todo el peso de la ley en contra de los delincuentes, cuyo accionar obligó a las autoridades a decretar el toque de queda y a desplegar en las dos regiones más afectadas unos 14,000 soldados. La medida comenzaba a flexibilizarse.

En Concepción, Bachelet tenía previsto también visitar las labores de reconstrucción que se iniciaban en ésta ciudad y en otras devastadas por el terremoto y por el tsunami, donde a una semana, muchos sobrevivientes intentaban ponerse de pie sin aún reponerse del todo de la tragedia.

Las labores en edificios dañados se iniciaron en esta ciudad, para dar paso a la reconstrucción, aunque este domingo se detuvo la demolición en el edificio Alto Río, una construcción que se cayó de costado, y que se convirtió en un símbolo de esta tragedia.

Aquí socorristas reanudaron este domingo sorpresivamente la búsqueda del joven técnico electrónico de 26 años, José Luis León, atrapado en las ruinas del edificio, tras una orden de la Fiscalía que dispuso frenar el trabajo que las excavadoras y palas mecánicas habían iniciado al darlo por muerto.

De madrugada, un maratón televisivo de más de 24 horas, reunió a las principales figuras de la televisión chilena, y al final logró reunir cerca de 58 millones de dólares para la construcción de viviendas de emergencia.

El llamado Teletón finalizó con un sentido abrazo entre Bachelet y su sucesor, el derechista Sebastián Piñera, quien asume el cargo el próximo jueves.

La obtención de la cifra de dinero generó gran alegría entre la población, que en varias ciudades de Chile hizo sonar las bocinas de sus autos, y celebró el acto de solidaridad, en una especie de catarsis colectiva una semana después de una de las peores tragedias que ha azotado al país.

Caravanas de camiones con ayuda volvieron a partir este domingo desde Santiago hacia al sur, cargados de alimentos, abrigo y viviendas de emergencia para aliviar a los dos millones de damnificados.