•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama comprometió la ayuda de Estados Unidos con América Central para combatir el narcotráfico, tras recibir hoy en la Casa Blanca al salvadoreño Mauricio Funes, quien le pidió prorrogar un instrumento que beneficia a inmigrantes salvadoreños.

"Han habido progresos en América Central pero seguimos teniendo preocupaciones, obviamente, por el tráfico de drogas y las pandillas", dijo Obama, tras conversar por más de una hora con Funes, cuarto presidente latinoamericano que es recibido en la Casa Blanca por el líder estadounidense. "Queremos dar nuestro apoyo para combatir estos síntomas que vemos en términos de crimen, pero también las causas que lo originan", manifestó Obama.

Funes indicó luego a periodistas que pidió a Obama "la renovación del TPS (Estatuto de Protección Temporal)" ante la "dificultad" de que avance en el Congreso estadounidense la reforma migratoria. El TPS, que vence en septiembre, beneficia a 247.000 salvadoreños con permisos de residencia y trabajo desde los terremotos que asolaron a El Salvador en 2001.

"Queremos colaborar de cualquier manera que podamos para asegurarnos de que haya crédito adecuado, infraestructura y otras herramientas para asegurar prosperidad a largo plazo en El Salvador", mencionó Obama. El mandatario resaltó un proyecto que estarían adelantando Estados Unidos, Brasil y El Salvador para expandir la producción de biocombustibles.

Por su parte, Funes afirmó que no se encontraba en la Casa Blanca "para pedirle al presidente Obama que haga por nosotros lo que nosotros no hemos podido hacer por tanto tiempo", sino para ver maneras de lograr "una alianza estratégica" para enfrentar "problemas comunes" como el narcotráfico.

Funes informó que le planteó a Obama que la lucha contra el narcotráfico en la región debe ampliarse hacia planes para "reconstruir el tejido social" y acabar con las causas del crimen. "Más importante que una alianza para combatir el narcotráfico es construir una alianza para una política social regional", señaló Funes quien lamentó que la Iniciativa Mérida, mediante la cual Estados Unidos le da a México y América Central 1.400 millones de dólares para luchar contra el crimen organizado, se base solo en capacitación de fuerzas de seguridad.

Autoridades estadounidenses y centroamericanas temen que los carteles mexicanos desplacen sus operaciones hacia América Central y el Caribe ante la resistencia que enfrentan del gobierno de México.

Obama destacó el "liderazgo" que ha mostrado Funes para buscar una solución a la crisis de Honduras, con la que muchos países de la región mantienen las relaciones cortadas desde el golpe de Estado de junio del año pasado. El mandatario resaltó los "fuertes nexos" entre el Salvador y Estados Unidos, país donde viven 2,5 millones de salvadoreños que envían anualmente unos 300 millones de dólares en remesas.

Funes anunció que el nuevo embajador de su país en Washington será Francisco Schultz.

En la reunión en la Casa Blanca participaron la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, así como otros funcionarios de seguridad de ambos países.

El mandatario salvadoreño, que llegó a Washington ayer en la tarde, tiene previsto reunirse el martes con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otros líderes del Congreso estadounidense.

En su visita de tres días a la capital estadounidense, Funes también hablará con representantes de la comunidad salvadoreña y sostendrá encuentros con líderes empresariales y políticos, informó la embajada de su país en Estados Unidos.