•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Israel aprobó hoy la polémica construcción de 1.600 viviendas nuevas para colonos judíos en Jerusalén Este, una medida inmediatamente condenada por Estados Unidos y su vicepresidente, Joe Biden, que se encuentra de visita en la ciudad santa.

"Condeno la decisión del gobierno israelí de promover la instalación de nuevas viviendas en Jerusalén Este", señaló Biden en un comunicado difundido en Jerusalén, adonde llegó ayer para tratar de reactivar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos. "La sustancia y la oportunidad del anuncio, particularmente con la apertura de negociaciones indirectas, constituye precisamente el tipo de medida que daña la confianza que necesitamos ahora y va en contra de las conversaciones constructivas que mantuve aquí en Israel", añadió.

Momentos antes, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, también condenó la decisión israelí de construir las nuevas viviendas en Jerusalén Este, la parte mayoritariamente árabe de la ciudad, anexionada en 1967 por el Estado hebreo.

Decisión amenaza las negociaciones
La Autoridad Palestina también reaccionó apenas conocida la decisión israelí. "Se trata de una decisión peligrosa que amenaza las negociaciones", declaró el portavoz de la presidencia Nabil Abu Rudeina en Ramalá, en Cisjordania ocupada. De su lado el presidente palestino, Mahmud Abas, llamó al presidente de la Liga Árabe, Amr Musa, instándolo a tomar medidas adecuadas después del anuncio de Israel.

La construcción de las 1.600 viviendas adicionales se hará en el barrio de Ramat Shlomo, una colonia judía en el sector oriental de la ciudad santa. La comunidad internacional no reconoce esta anexión.

"La decisión de construir en Jerusalén Este significa que los esfuerzos de Estados Unidos fracasaron incluso antes del inicio de las negociaciones indirectas" entre israelíes y palestinos, declaró Nabil Abu Rudeina. "Está claro que Israel no quiere ni paz ni negociaciones y que el gobierno norteamericano tendrá que responder a las provocaciones israelíes inmediatamente y tomar una decisión urgente sobre una medida eficaz", añadió el portavoz.

Ayer, mientras Biden iniciaba su visita oficial a Israel, el ministro israelí del Entorno, Gilad Erdan, anunció la construcción de 112 viviendas en una colonia de Cisjordania ocupada. Estos anuncios se producen después de que los palestinos aceptaron el domingo sin entusiasmo, el principio de llevar a cabo durante un periodo limitado a cuatro meses discusiones indirectas con Israel a través del emisario estadounidense George Mitchell.

Horas antes del anuncio israelí, Biden había expresado su apoyo "absoluto y total" a la seguridad de Israel. "La piedra angular de nuestra relación es nuestro compromiso absoluto, total y sin reservas a favor de la seguridad de Israel", declaró el vicepresidente norteamericano, tras entrevistarse con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. "En Medio Oriente se registran avances cuando cada uno sabe que no hay distancias entre Estados Unidos e Israel", insistió Biden en rueda de prensa.

"Y no hay distancias entre Estados Unidos e Israel cuando se trata de la seguridad de Israel". "Me alegra que tanto ustedes como las autoridades palestinas estén de acuerdo con lanzar negociaciones indirectas", señaló Biden, el político estadounidense de mayor rango en visitar Israel y Cisjordania desde que Barack Obama asumió la presidencia hace un año.

El vicepresidente estadounidense también subrayó la determinación de Washington de impedir que Irán adquiera armamento nuclear, una posibilidad que inquieta a Israel.

Biden visitará mañana Ramalá para conversar con el presidente Abas y el primer ministro Salam Fayyad.