•   KABUL  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad afirmó hoy en Kabul que la presencia de las tropas de la OTAN era un obstáculo para la pacificación de Afganistán y se burló del secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, que también efectúa una visita al país asiático.

Entretanto Afganistán sigue sufriendo atentados, como los dos perpetrados en las últimas 24 horas, en los que murieron dos soldados de la OTAN, tres militares afganos y dos guardias fronterizos.

Desde que llegó por la mañana, el jefe de Estado iraní se reunió con su homólogo afgano Hamid Karzai antes de dar una conferencia de prensa en la que criticó, sin nombrarlo, a Estados Unidos.

"No vemos la presencia de las fuerzas militares extranjeras como una solución para aportar paz a Afganistán", declaró junto a Karzai. "La solución pasa por el control de la situación por parte del gobierno legal de Afganistán", añadió. "Irán no desempeña un papel en la inseguridad en Afganistán, siempre estuvimos de parte del gobierno y del pueblo afgano para la seguridad en Afganistán", subrayó.

Ahmadinejad: ¿Qué hace Gates en la región?
Cuando un periodista le pidió que comentara las declaraciones de Gates, que acusa a Irán de doble juego en Afganistán, el líder iraní sonrió y expresó: "El tema es más bien: ¿qué hace usted en esta región?". "Está usted a 12.000 km, en el otro lado del planeta. (...) ¿Qué hace usted aquí? Es un asunto serio", añadió Ahmadinejad, durante la rueda de prensa con Karzai, que se reunió con Gates hace dos días. "¿Está usted aquí para detener a los terroristas? Si está usted aquí por otro motivo, debe tener la valentía de reconocerlo", ironizó.

En junio de 2009, Gates acusó a Irán de jugar un doble juego en Afganistán al considerarse amigo del gobierno afgano al tiempo que, según manifestó, suministraba armas a los insurgentes que atacan a los soldados de la OTAN.

El presidente iraní usó la misma fórmula para acusar, sin nombrar, a Estados Unidos de usar el terrorismo como "disculpa" para justificar la presencia de 121.000 soldados extranjeros. "Ellos (los estadounidenses) juegan un doble juego. Ellos mismos crearon a los terroristas y dicen que quieren combatirlos". "Los planificaron, les dieron dinero, les proporcionaron apoyo en (el ámbito de la) inteligencia", declaró el líder iraní refiriéndose a los talibanes y a Al Qaida.

Consultado sobre la presencia del presidente iraní en la capital afgana, Robert Gates afirmó esta mañana que Estados Unidos quería que Afganistán tenga "buenas relaciones" con todos sus vecinos.

A pesar de su antagonismo, tanto Teherán como Washington tienen el mismo interés en impedir el retorno al poder de los talibanes, movimiento extremista sunita -hostil tanto a los occidentales como a los chiitas iraníes- que gobernó Afganistán desde 1996 a 2001 antes de ser expulsado del poder por la coalición militar internacional creada después de los atentados del 11 de septiembre.