•   TEL AVIV  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu expresó su pesar al vicepresidente estadounidense Joe Biden por la decisión de anunciar durante su visita el proyecto de expansión de una colonia judía en Jerusalén Este y afirmó que la crisis con Washington quedó superada.

Biden recibió con agrado la declaración de Netanyahu, pero volvió a criticar la decisión israelí de aprobar la construcción de 1.600 nuevas viviendas para colonos judíos en Jerusalén Este, anunciada el martes por el ministerio israelí del Interior. "A veces sólo un amigo puede formular las verdades que son más difíciles de expresar, y aprecio (...) la respuesta del primer ministro hoy", afirmó Biden en Tel Aviv, en el último día de su visita a Israel y los territorios palestinos.

"El primer ministro habló con el vicepresidente Biden y le dijo que lamentaba este momento mal elegido" para el anuncio, expresó el comunicado de la oficina de Netanyahu. Inmediatamente después, el gabinete de Netanyahu afirmó que la crisis entre Israel y Estados Unidos "había quedado atrás".

Palestinos rechazan afirmación de Netanyahu
Sin embargo, los palestinos rechazaron esa afirmación. "La declaración es inaceptable porque se refiere sólo a un error de calendario y no a un error de fondo", afirmó el principal negociador palestino, Saeb Erakat. "Todas las decisiones sobre los asentamientos en Cisjordania y en Jerusalén Este deben cancelarse. Continuar con los asentamientos es un error, y no de calendario, pues son ilegales", agregó.

Estados Unidos negó esta versión. "No hemos escuchado nada que indique que se hayan retirado" los palestinos, aseguró el vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley a periodistas.

En su discurso de Tel Aviv, Biden mencionó que era crucial que Israel y los palestinos reanudasen pronto sus conversaciones. "El status quo no es sostenible", afirmó.

Hoy, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, había dicho que no comenzaría ninguna negociación con Israel hasta que se congelara el proyecto de asentamiento en Jerusalén.

Liga Arabe reitera apoyo a negociaciones de EU
Por su lado, la Liga Arabe retiró su apoyo a las negociaciones indirectas propuestas por Estados Unidos. "Si no cesan de inmediato las medidas israelíes tomadas para la construcción de centenares de viviendas en los territorio palestinos ocupados, incluyendo Jerusalén oriental, las negociaciones propuestas serán inútiles", afirmó el comité árabe para el seguimiento del proceso de paz, después de una reunión urgente de embajadores de sus 13 países miembros.

Biden tenía la esperanza de que su visita a Medio Oriente diera un nuevo impulso a las probabilidades de negociaciones indirectas. Sin embargo, se vio obligado a hacer frente a las consecuencias de la decisión israelí.

Por su parte, Netanyahu fue blanco de las críticas de un ministro del Partido Laborista, un aliado clave para su coalición, mayoritariamente de derecha, quien advirtió que su partido podría abandonar el gobierno. "Los miembros del Partido Laborista tienen cada vez más dificultades para tomar parte en un gobierno de coalición al cual ingresaron con la finalidad de reanudar el proceso de paz con los palestinos", sostuvo el ministro de Agricultura, Shalom Simhon.

La alcaldía de Jerusalén tiene el proyecto de construir 50.000 nuevas viviendas en los barrios de colonos situados en el sector oriental de la Ciudad Santa, según un informe de la asociación anticolonización israelí Ir Amim publicado hoy. En un comunicado, el ayuntamiento de Jerusalén calificó de "falsas" las cifras de esta ONG.

Los palestinos consideran a Jerusalén Este como la capital del Estado prometido. Israel, que se apoderó de Jerusalén Este durante la Guerra de los Seis Días, en 1967, y luego lo anexó en una iniciativa no reconocida por la comunidad internacional, considera que esta ciudad es su capital eterna e indivisible.