elnuevodiario.com.ni
  •   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El representante del Dalai Lama, Kelsang Gyaltsen, urgió hoy a la comunidad internacional a seguir los pasos del presidente estadounidense, Barack Obama, que recibió en febrero al líder espiritual de los tibetanos pese a las presiones de China para impedir esta entrevista.

"Creemos que es muy importante que otros miembros de la comunidad internacional sigan el ejemplo del presidente Obama", afirmó Gyaltsen, tras haberse reunido brevemente con diputados españoles en Madrid. "Cuantos más miembros de la comunidad internacional adopten la misma posición, más posibilidades habrá de un impacto sobre los líderes chinos", añadió Gyaltsen, uno de los dos emisarios del Dalai Lama que participaron en enero en la reanudación de las negociaciones con China, sin resultados tangibles.

Obama "creó un precedente" al recibir al Dalai Lama "a pesar de las enormes presiones ejercidas por el gobierno chino", según Gyaltsen.

Pese a las protestas chinas, Obama recibió el 18 de febrero al Dalai Lama, garantizándole su "firme apoyo" a la cultura tibetana. Esta entrevista fue criticada por China, que advirtió que era perjudicial para las relaciones sino-estadounidenses, ya muy tensas. "Según el gobierno chino, nuestra petición de una auténtica autonomía es un llamamiento a la semi-independencia" y "todos los esfuerzos tibetanos (...) no son suficientes para que el gobierno chino revise su posición", expresó Gyaltsen.

El Dalai Lama reconoció ayer que hay "pocas esperanzas" de lograr un compromiso en caso tibetano con el gobierno chino actual, que acusa al dignatario religioso de "separatismo". El Dalai Lama no reclama la independencia del Tibet sino una amplia "autonomía cultural" para ese territorio, invadido y luego anexionado por China en 1950-1951.

Pero el laborioso diálogo entre los representantes del Dalai Lama y las autoridades chinas están en punto muerto desde hace años. Pekín asegura que el Tibet forma parte de China desde el Siglo XIII, una afirmación contestada por el gobierno tibetano en el exilio. Pekín acusa también al Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz en 1989, de ser un separatista, bajo cubierto de la religión.

Gyaltsen, que vive en Suiza, lamentó haber sido recibido durante su estancia en España sólo brevemente por diputados españoles. "Contrariamente a lo que ocurre en casi toda Europa, no hemos podido reunirnos con responsables del gobierno español", subrayó.