•   SANTIAGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, recorre hoy las zonas más afectadas por el terremoto y maremoto en su país, y evita dar falsas esperanzas a ciudadanos que piden la pronta acción de su Gobierno, pues aseguró que la reconstrucción tomará tiempo.

"Quiero ser serio y responsable: la reconstrucción toma tiempo. No va a volver la normalidad de la noche a la mañana", aseguró durante su recorrido en la ciudad de Iloca, población del sur de Chile en donde el mar destruyó gran parte de las viviendas. "Por supuesto que vamos a priorizar las cosas más importantes: restablecer el suministro de energía eléctrica y de agua potable va a tomar ciertos días, estamos muy cerca de lograrlo", precisó Piñera, quien pasa el fin de semana visitando el sur del territorio, donde se produjo la mayor cantidad de víctimas y daños.

El presidente, quien lleva tres días en el poder, aseguró además que en un mes y medio se restablecerá la enseñanza en los colegios del país, instalando escuelas provisionales, en los lugares donde los locales escolares quedaron destruidos.

"Me parece bien, porque hace tiempo que ya no entrábamos a clases y ya había terminado el verano", manifestó Víctor, un niño de Iloca, de 8 años de edad, quien se hizo conocido por pedir ayuda para su familia a través de la prensa, solicitando "zafradas" en vez de "frazadas".

Ayer, Piñera visitó Dichato, a 470 km al sur de Santiago, otra ciudad de la costa sur de Chile arrasada por el tsumami, y en donde los habitantes le pidieron pronta ayuda, incluso en el retiro de cadáveres que, según una pobladora, aún permanecen entre los escombros. Luego visitó el devastado puerto de Talcahuano, en donde anunció cambios en el presupuesto 2010 para iniciar la reconstrucción, y proyectos de ley que agilicen las órdenes de demolición de casas con daños estructurales y las licitaciones de obras públicas.

El nuevo gobierno ha cifrado en 30.000 millones de dólares los daños causados por el terremoto y maremoto del 27 de febrero. Se contabilizan unos 800 muertos o desaparecidos.

Problemas con demolición de viviendas
El tema de la demolición de las viviendas severamente dañadas podría convertirse en un dolor de cabeza para quienes quedaron sin nada, incluso sin trabajo. Según recordó el diputado del Partido por la Democracia (centro-izquierda) Jorge Tarud, si la municipalidad considera que una vivienda debe ser demolida, el propietario de la casa tiene 30 días para cumplir con esa disposición.

"Si en 30 días el propietario no ha cumplido, la municipalidad se encarga de demoler, pero luego cobra judicialmente los gastos al dueño", explicó Tarud. "En varias zonas donde las casas son de adobe, no es posible que los dueños se hagan cargo de la demolición porque se quedaron sin nada, tampoco tienen trabajo. Por eso he pedido que el Estado se haga cargo de esos costos, entregando los fondos necesarios a los municipios", señaló el legislador.

Recordó que, en lo que respecta a edificios, las constructoras tienen responsabilidad hasta después de 10 años de haber hecho la construcción. "En los edificios dañados mayores de 10 años, el Estado también tendría que hacerse cargo", aseveró Tarud.

Y mientras las labores de reconstrucción continúan, también lo hacen las réplicas en la zona sur del país. De acuerdo con el Departamento Geofísico de la Universidad de Chile, se han registrado unos 13 movimientos sísmicos de regular intensidad en las últimas 24 horas.