elnuevodiario.com.ni
  •   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • Afganistán / AFP

Estados Unidos autorizó hoy la salida de los familiares de sus empleados en zonas mexicanas fronterizas tras el asesinato de tres personas vinculadas a su consulado en Ciudad Juárez, en el norte del país azteca, en un fin de semana que se saldó con la muerte de unas 65 personas en México.

Ayer, en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, fueron asesinados a balazos una funcionaria del consulado de Ciudad Juárez, su esposo, ambos estadounidenses, y el marido de otra funcionaria de la sede diplomática, informó hoy la Casa Blanca. El presidente Barack Obama "está profundamente entristecido y ultrajado por la noticia del brutal asesinato de tres personas", manifestó un portavoz del consejo de seguridad nacional en un comunicado.

Este hecho y el clima de violencia que se vive en gran parte de la frontera norte de México condujo al Departamento de Estado a autorizar que los funcionarios de los consulados de Tijuana, Nogales, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Monterrey y Matamoros envíen a sus familiares a su país. "Los cárteles de droga y criminales asociados han tomado violentas represalias contra las personas que hablan en contra de ellos o quienes son consideradas como una amenaza para estas organizaciones", indicó el Departamento de Estado en un comunicado.

Felipe Calderón expresa su "indignación y condena"
El presidente mexicano Felipe Calderón emitió por su parte una declaración en la que expresa su "indignación y condena" ante estos hechos mientras que la Cancillería se comprometió que se "trabajará con determinación", en contacto con autoridades estadounidenses, para "llevar ante la justicia a los responsables".

En Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, Texas, y considerada la localidad más violenta de México con más de 2.600 asesinatos en 2009, se erige el consulado más grande de Estados Unidos en el mundo, con un terreno de 16.000 metros cuadrados y una inversión de 66 millones de dólares.

45 muertos en el estado de Guerrero
El violento fin de semana en México había dejado desde la noche del viernes hasta este mediodía más de 65 muertos, 45 de ellos en el estado de Guerrero (sur), donde actúa el poderoso y sangriento cartel de La Familia.

La zona de Guerrero es una de las más golpeadas por el crimen organizado. En el puerto de Acapulco y sus alrededores, al menos 31 personas murieron en distintas balaceras este fin de semana. El último episodio de violencia en Acapulco se registró esta madrugada, cuando dos grupos rivales de sicarios se enfrentaron a balazos durante más de media hora con saldo de nueve criminales muertos y una mujer de 23 años que viajaba en un taxi y que fue alcanzada por una bala.

"Tenemos 28 personas ejecutadas este sábado. Son hechos criminales que lastiman a la sociedad", informó anoche a la emisora Milenio el procurador de Guerrero, Albertico Guinto, quien rechazó adelantar hipótesis sobre esta ola de violencia. Otra de las víctimas en Guerrero fue el periodista Evaristo Solís, quien fue asesinado a balazos el viernes en un camino que conduce a la ciudad de Chilpancingo, capital de ese distrito.

En la comunidad de Navolato, en el estado de Sinaloa (noroeste), la noche del viernes fueron asesinadas ocho personas que se encontraban en una fiesta, en la que irrumpieron hombres armados con fusiles.

En el estado de Chihuahua (norte), entre ayer y hoy se registró al menos una docena de homicidios en distintas comunidades, sin contar los tres muertos vinculados al consulado estadounidense.

La violencia ligada al tráfico de drogas en México ha dejado más 15.000 muertos en tres años pese al despliegue de más de 50.000 militares en distintos puntos del país como parte de un operativo federal contra el crimen organizado.