•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva aseguró hoy en Jerusalén que "sueña" con la paz en Oriente Medio, durante una visita histórica, la primera de un jefe de Estado de su país a Israel y a los territorios palestinos.

"Señor Peres, sueño con el día en que Oriente Medio tenga paz, para que todos los pueblos (de la región) puedan beneficiarse de la prosperidad", declaró Lula en un encuentro con el presidente israelí, Shimon Peres. "El virus de la paz estaba conmigo en el vientre de mi madre. No me acuerdo de un día en que haya discutido con alguien. Creo que con el diálogo podemos lograr cosas que no podríamos conseguir sin él", añadió el Presidente.

La visita de Lula coincide con un momento delicado para Israel, blanco de duras críticas internacionales por haber anunciado la construcción de 1.600 viviendas en Jerusalén Este anexionado. Brasil condenó esta polémica decisión. Lula, quien llegó el domingo para una visita histórica a Jerusalén, fue recibido el lunes con honores militares por Peres antes de reunirse con el primer ministro Benjamin Netanyahu y con la líder de la oposición Tzipi Livni.

Por la tarde pronunció un discurso ante la Knesset, el parlamento israelí, durante el cual exhortó a las dos partes a "superar los antagonismos". "El Estado de Israel debe vivir al lado del Estado palestino. Debe haber una coexistencia", recalcó. "El deterioro de las condiciones de vida de los palestinos favorece todos los extremismos y esto puede llevar a una efusión de sangre. Voy a ver a los palestinos y los escucharé", prometió Lula, que el martes se trasladará a Cisjordania.

Netanyahu insta a Lula a unirse a coalición internacional con Irán
El presidente brasileño no mencionó la crisis iraní en su discurso pero sí la sacó a relucir Netanyahu, quien instó a Brasil a "unirse a la coalición internacional que se forma contra Irán". "Esta coalición reúne a numerosos países que quieren impedir a Irán dotarse del arma nuclear", expresó el primer ministro israelí.

Y es que Irán es el principal tema de discrepancia entre Israel y el gigante sudamericano. El presidente brasileño, cuyo país ocupa el puesto no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, aboga por un diálogo con Teherán mientras que Israel quiere verlo aislado y sometido a duras sanciones por su polémico programa nuclear.

El canciller israelí, el ultranacionalista Avigdor Lieberman, boicoteó el discurso de Lula en la Knesset y la cena oficial para manifestar su descontento por el hecho de que el presidente brasileño no depositó una ofrenda floral en la tumba de Theodore Herzl, el fundador del sionismo político. Funcionarios brasileños indicaron que Lula no había podido hacerlo únicamente a causa de su apretado programa.

Acompañado por una delegación de 80 empresarios, Lula logró acuerdos económicos y comerciales con sus anfitriones israelíes. Y transmitió al presidente Peres el visto bueno de Brasil al acuerdo de libre comercio entre el Estado hebreo y el Mercosur. Israel es el primer país de fuera de América Latina en firmar este tipo de acuerdo con el mercado común sudamericano.

Lula también se congratuló por el fortalecimiento de los lazos económicos bilaterales, que este lunes se estrecharon aún más con la firma de un acuerdo que abarca la ciencia, la seguridad, la alta tecnología, la agricultura y la industria espacial.

Tras la visita mañana a Cisjordania, el presidente brasileño pondrá rumbo a Jordania.