•  |
  •  |
  • AFP

Los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, reunidos hoy en la capital salvadoreña, dieron un impulso al retorno de Honduras a la OEA y demás foros internacionales, tras ser suspendida a causa del golpe de Estado de 2009.

"Yo diría que ahora nos encontramos en un mejor momento que meses atrás, pues cada ves hay más gobiernos que están conscientes que la mejor solución para Honduras es tenerlo dentro de la OEA y el SICA", señaló el presidente salvadoreño Mauricio Funes, al término de la cita. Agregó que la comunidad internacional ha estado atenta a los pasos "muy evidentes" que el nuevo presidente hondureño Porfirio Lobo ha dado para "restablecer la democracia" en ese país.

Honduras fue marginada de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) tras el golpe de junio pasado, pero Funes afirmó que se ha pedido a Panamá, presidente pro témpore del SICA, que a la brevedad convoque a una cumbre para "el retorno pleno" de Honduras al sistema regional.

"Yo creo que tenemos el trabajo todos los centroamericanos para que vuelva la normalidad a la región", declaró el presidente de Guatemala, Alvaro Colom.

Por su parte, Lobo sostuvo que "el entorno" internacional "ha cambiado mucho en positivo", desde que él asumió el poder el 27 de enero, lo que puso fin al régimen de facto de Roberto Micheletti que gobernó desde el golpe.

Lobo admitió que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha dicho que se tomará su tiempo "para analizar el tema político con Honduras", antes de reconocer a su gobierno. Costa Rica y Panamá fueron los primeros países del istmo en reconocer a Lobo.

Poco antes del inicio de la cita en la Casa Presidencial salvadoreña, Funes declaró que "no podemos condenar al pueblo hondureño al aislamiento y al ostracismo". Funes recordó que Honduras no tiene acceso a créditos del Banco Centroamericano de Integración Económica por haber sido suspendido del SICA ni a 500 millones de dólares que había autorizado el Banco Interamericano de Desarrollo tras ser apartada de la OEA.

Según el presidente salvadoreño, la normalización de las relaciones con Honduras se justifica por cuanto Lobo ha "estado dando esas señales", y destacó la decisión del jefe de Estado hondureño de reemplazar a la cúpula militar involucrada en el golpe.

Esta es la segunda reunión regional en la que participó Lobo tras asumir la presidencia. Antes había participado en una reunión en Guatemala con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, el 5 de marzo, donde habló de la situación de este país centroamericano y la inseguridad en la región.

Abordan relaciones comerciales e integración
Además del retorno de Honduras a los foros regionales, los tres países que integran el Triángulo Norte centroamericano también analizaron sus relaciones comerciales tras el golpe de Estado, y el estado de la Unión Aduanera, esencial para la integración centroamericana. La "relación irregular" que los países centroamericanos mantienen con Honduras desde el golpe que derrocó al ex presidente Manuel Zelaya, ha afectado también a las relaciones comerciales, admitió Funes.

Los presidentes del Triángulo Norte o CA-3 analizaron también el proceso de integración del istmo. En ese sentido, uno de los temas estrella fue la Unión Aduanera, un proyecto en el que Centroamérica avanza a paso lento y que los empresarios de la región consideran fundamental. Funes señaló que los tres presidentes se reunirán nuevamente en Tegucigalpa a principios de abril para seguir avanzando en la reincorporación de los hondureños en los foros regionales.