•   LA HABANA /EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Reyna Tamayo, madre del preso cubano muerto tras una huelga de hambre de 85 días, Orlando Zapata, exigió al Gobierno el acta de defunción de su hijo y la exhumación del cuerpo, en el primer día de protestas de las Damas de Blanco por el séptimo aniversario del encarcelamiento de 75 disidentes.

“Llevo un dolor muy profundo porque la sección 21 (oficina del Gobierno) no ha entregado el documento del fallecimiento”, declaró Tamayo a periodistas durante un acto de ese grupo de familiares de los condenados en la llamada “Primavera Negra” de 2003, acusados de ser “mercenarios” a sueldo de Estados Unidos.

“Todavía esta madre, con este dolor, no tiene el documento oficial de la muerte de su hijo. Lo están negando. Yo no sé, en realidad, de qué murió mi hijo”, denunció la madre de Zapata.

“Que el mundo conozca que están torturando a esta madre. Quiero que se sepa en todo el mundo que mi hijo fue asesinado premeditadamente, lo fueron debilitando (...) hasta que lo pasaron al (centro penal habanero) Combinado del Este, donde ellos decían que estaban los mejores médicos”, añadió.

Tamayo exige “una exhumación para que vean que mi hijo sufrió una golpiza el 26 de septiembre”.

“Ellos dicen que aquí no hay tortura, (pero) aquí sí se tortura, porque mi hijo sí ha sido torturado y este Gobierno tiene que reconocer que me arrebataron de mi corazón a ese joven negro de 42 años, que (...) nunca claudicó ni en los últimos momentos”, afirmó.

Habló con Fariñas
La mujer dijo también que ha conversado con el opositor Guillermo Fariñas para pedirle que abandone la huelga de hambre que mantiene desde hace 20 días en la ciudad central de Santa Clara.

Fariñas, que ha estado más de 11 años preso y ha protagonizado otros 22 ayunos, comenzó el último para pedir al presidente cubano, general Raúl Castro, como “gesto humanitario”, que excarcele a 26 presos políticos que, según la oposición, están muy enfermos.

“Le pedí que nadie hiciera huelga ni en prisión ni nada, que solo quería una lucha pacífica contra el régimen”, explicó Tamayo.

Lo mismo declaró Laura Pollán en nombre de las Damas de Blanco, que opinan que Fariñas “está haciendo algo heroico porque está exponiendo su vida”, pero que ellas no apoyan los ayunos “porque lo más importante que tiene un ser humano es la vida”.

“Desgraciadamente, los muertos no pueden luchar”, expresó Pollán, una de las fundadoras del grupo femenino, que este año denominó “Zapata vive” a la primera jornada de su semana de protestas.