•   SAO PAULO /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los recientes escándalos de pedofilia que afectan la Iglesia Católica salpicaron ayer martes al país con más devotos de esa fe en el mundo, Brasil, luego de que el Vaticano reconociera que tres sacerdotes son sospechosos de abusar de menores y son investigados por las autoridades y la institución.

La semana pasada el canal SBT mostró imágenes en cámara oculta en las que aparece el padre Luiz Marques Barbosa, de 82 años, manteniendo relaciones sexuales con un joven en el estado nordestino de Alagoas.

Tras el acto de sexo oral que puede verse en las imágenes, el rostro del cura es identificado mirando a la cámara y preguntando “¿Quién está ahí? ¿Quién es?”.

El reportaje del programa “Conexao Reporter” también emitió declaraciones de tres antiguos monaguillos denunciando abusos por parte de párrocos.

“Él (Marques) comenzó a tocarme, a besarme, intentando besarme en la boca, yo giraba pero él insistía. Me daban muchas ganas de vomitar. Comenzó a sacarme la ropa, a sacarme la camisa, mi pantalón, y también comenzó a desvestirse”, narró al programa un joven identificado como Fabiano, sobre sus encuentros con Marques Barbosa.

“Incontables veces, te aseguro que fueron muchas veces”, sostuvo el joven de 20 años sobre las ocasiones en las que asegura fue obligado a mantener relaciones sexuales con el sacerdote desde que se convirtió en monaguillo a los 12 años.

Ni niega ni acepta
El programa fue a hablar con el sacerdote Marques sobre el asunto. Consultado sobre si conocía algún caso de pedofilia en la región en la que vive, responde: “Ah, no sé”. Interrogado sobre si alguna vez abusó de un monaguillo como alegan los denunciantes, Marques responde: “No puedo decirte eso. Sólo a mi confesor le puedo decir un pecado mío (...) No puedo decir nada”.

El párroco interrumpió abruptamente la entrevista sin negar ni aceptar la denuncia, y pidió al reportero que se retirara de su domicilio, según puede verse en el programa.