•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los disparos de dos cohetes desde Gaza, uno de los cuales mató a un obrero agrícola en el sur de Israel, ensombrecieron hoy la visita que la jefa de la diplomacia europea efectuó al territorio controlado por el movimiento islamista Hamas.

Un obrero agrícola tailandés murió cuando el cohete cayó sobre un kibutz cerca de la localidad israelí de Ashkelon, a pocos kilómetros de la frontera norte de la franja de Gaza. El viceprimer ministro israelí Silvan Shalom calificó el disparo de "escalada grave" y prometió una respuesta "adecuada y fuerte" de Israel.

El ataque fue reivindicado por un grupo salafista de Gaza, Ansar al Suna, vinculado a la red islamista Al Qaida. "Un colono sionista murió. Este ataque yihadista es la respuesta a la agresión sionista contra la mezquita Al Aqsa, los lugares santos y nuestro pueblo en Jerusalén", señaló un comunicado de la organización.

Canciller de la UE condena ataque
El disparo ocurrió cuando la alta representante de la Unión Europea (UE) para las Relaciones Exteriores, Catherine Ashton, efectuaba una breve visita al empobrecido enclave palestino, sometido a un bloqueo de Israel y Egipto. Ashton condenó inmediatamente "todo tipo de violencia". "Necesitamos avanzar para conseguir que el proceso de paz progrese hacia una resolución exitosa", declaró a la prensa.

Ashton se reunió con representantes de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, UNWRA, pero no con responsables del movimiento islamista Hamas, que se hizo con el control del territorio en 2007. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también condenó el ataque.

Es la primera vez que un cohete disparado desde Gaza causa un muerto en Israel desde el fin de la ofensiva del ejército de fines de 2008 e inicios de 2009, en la cual murieron 1.400 muertos palestinos y 13 israelíes. Israel había lanzado esa ofensiva alegando precisamente la necesidad de poner fin a los disparos de cohetes desde Gaza.

En el plano diplomático, la Autoridad Palestina anunció el regreso el domingo del enviado especial estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell. Inicialmente, Mitchell debía haber visitado esta semana Israel y Cisjordania para lanzar negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos. Pero tuvo que retrasar su viaje debido a la grave crisis diplomática entre Israel y Estados Unidos provocada por la política de colonización judía en Jerusalén. La visita de Mitchell tendrá lugar tras una importante reunión del Cuarteto para Oriente Medio (EEUU, ONU, Unión Europea y Rusia) mañana en Moscú.

Israel busca cómo aclarar edificación
Israel se esforzaba hoy por formular una respuesta a la petición de Washington de aclaraciones sobre la edificación en el sector oriental (anexado) de Jerusalén, después de que el presidente estadounidense Barack Obama desmintiese que existiera una crisis entre los dos aliados.

Israel indignó a Estados Unidos al anunciar la semana pasada durante la visita del vicepresidente norteamericano Joe Biden la construcción de 1.600 viviendas en una colonia judía en Jerusalén Este, cuya anexión en 1967 no ha sido reconocida por la comunidad internacional. El anuncio despertó asimismo la ira de los palestinos, que se niegan a volver a la mesa de negociación si la colonización israelí no cesa por completo.

Por su parte, el presidente sirio Bashar al Asad pidió a la UE que "intensifique los esfuerzos para presionar a Israel" y "encuentre soluciones eficaces a las cuestiones de Oriente Medio".

Según la prensa israelí, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton intensificó la presión sobre el primer ministro conservador Benjamin Netanyahu. Muestra de su malestar, Netanyahu reunió ayer a su gabinete de seguridad hasta entrada la noche para elaborar la respuesta a la Casa Blanca.

Netanyahu debe viajar el domingo a Washington para participar en el congreso del principal lobby judío del país y, según un responsable israelí, "es posible" que se encuentre con Clinton.