•   PUERTO PRINCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ex presidentes estadounidenses Bill Clinton y George W. Bush visitaron hoy Puerto Príncipe y, diez semanas después del devastador sismo que sufrió el país, aseguraron a los haitianos que el mundo no los olvidó. "A corto plazo, ¿cómo puede el pueblo de Haití dejar de vivir en el día a día y al menos pasar a vivir mes a mes, saber que al menos estarán bien por un mes, que sus hijos estarán bien por un mes?", señaló Bill Clinton.

Los ex mandatarios se reunieron con el presidente haitiano, René Preval, y el primer ministro, Jean Max Bellerive, antes de conocer directamente la situación en algunos de los campos de refugiados donde cientos de miles de sobrevivientes están en riesgo ante la cercanía de la temporada de lluvias y huracanes. "Una cosa es verlo por televisión y otra verlo con los propios ojos, y esperamos que nuestro viaje ayudará a recordarle a la gente en nuestro país que Haití necesita ayuda", expresó Bush con las ruinas del palacio presidencial como telón de fondo.

Los ex mandatarios encabezan el Fondo Clinton Bush para Haití, una organización de ayuda creada tras el terremoto del 12 de enero que destruyó gran parte de Puerto Príncipe, matando al menos a 220.000 personas y dejando a 1,3 millones sin hogar. Fueron convocados por el presidente Barack Obama para liderar una campaña de recolección de fondos y supervisar la reconstrucción a largo plazo y la ayuda al país.

Esperan "más compromisos" de los ex mandatarios
El primer ministro haitiano indicó que esperaba "más compromisos" de ellos durante la visita, que ocurre pocos días antes de la cumbre de donantes que tendrá lugar el 31 de marzo en Nueva York. "Estoy seguro de que el efecto conjunto de los dos ex presidentes será algo que beneficiará a la población haitiana", señaló Bellerive.

Los ex presidentes escucharon las quejas de los supervivientes cuando recorrieron el campo Hotel de la Patria, al lado del destruido palacio presidencial, donde madres mecían a sus hijos y niños reclamaban atención médica en un laberinto de carpas. "Sabemos que sigue habiendo muchos problemas sanitarios en los campos, con gente que ahora mismo no está en un lugar seguro", afirmó Clinton.

Casi 10 semanas después del sismo de 7,0 grados de magnitud, el gobierno y los grupos de ayuda internacional pelean contra el tiempo para reubicar a más de 200.000 personas en campos de refugiados. Muchos se instalaron en laderas empinadas que podrían derrumbarse cuando lleguen las lluvias, pero pese a la miseria y la inseguridad, los habitantes de los campos no quieren irse lejos de la capital.

"¿Cómo podemos los que no vivimos en Haití ayudarlos a reconstruir el país que ustedes quieren reconstruir según su propio plan económico, que será presentado en la conferencia de donantes el 31 de marzo? ¿Cómo podemos hacerlo?", preguntó Clinton.

Avances son lentos
Se espera que la reunión de Nueva York asigne 11.500 millones de dólares para un esfuerzo épico de reconstrucción tras el desastre, que causó daños estimados en 7.900 millones de dólares, equivalentes al 120% del PIB de Haití. Hasta ahora los avances son lentos y preocupa la situación de la población más vulnerable, mujeres, niños y ancianos.

Los expertos y académicos locales hicieron una cruda evaluación el domingo sobre el impacto del terremoto en la educación en Haití, haciendo un vehemente pedido de fondos. "El 87% de las instituciones de estudios superiores haitianas resultaron dañadas o completamente destruidas", señaló el informe. "La inversión en educación superior, en el periodo siguiente al desastre, será crítica para el desarrollo a largo plazo y la reconstrucción del futuro de Haití".

Clinton, durante largo tiempo emisario de la ONU para Haití, ya visitó dos veces el país desde el terremoto. Sin embargo, la de hoy es la primera visita para Bush, cuya administración fue criticada por no reforzar a Jean-Bertrand Aristide, el primer presidente electo democráticamente en Haití, expulsado al exilio durante una rebelión en 2004.

Simpatizantes de Aristide y de su partido Fanmi Lavalas, que fue excluido de las elecciones que deben realizarse antes de fin de año, indicaron que planean realizar una protesta durante la visita de los ex presidentes.