•   MONTERREY /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Policías y militares mexicanos intentan blindar desde ayer lunes el estado de Nuevo León, fronterizo con Estados Unidos, luego de bloqueos de avenidas por presuntos narcotraficantes y de la muerte de dos estudiantes en medio de un tiroteo con militares.

“Disponemos de elementos posicionados en lugares claves (...) contamos con apoyo aéreo de al menos ocho helicópteros”, dijo el gobernador de Nuevo León (norte), Rodrigo Medina.

El anuncio llegó casi tres días después de la confusa muerte de dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, una de las universidades privadas más importantes de América Latina, durante un tiroteo en uno de sus campus.

Medina se reunió este lunes en Monterrey con el rector de la universidad, Rafael Rangel, y el secretario (ministro) de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien ante la prensa ofreció elaborar una investigación en profundidad sobre estas muertes “que saque a todos la verdad y nos deje un aprendizaje sobre esta tragedia”.

La madrugada del viernes, militares se enfrentaron a tiros con un comando armado, presuntamente del grupo narcotraficante Los Zetas, en una persecución que se extendió hasta el interior de un campus del Tecnológico, en el cual los estudiantes fallecieron al encontrarse “en la línea de fuego en donde los militares eran agredidos”, explicó Gómez Mont.

Sin embargo, en un primer momento la fiscalía de Nuevo León, citando un reporte del Ejército mexicano, había afirmado que los dos fallecidos eran presuntos sicarios de Los Zetas que fueron abatidos por soldados, entre los cuales hubo tres heridos por el lanzamiento de granadas.

Bloqueo sin precedentes
El incidente ocurrió en un contexto de violencia en Monterrey, tercera ciudad de México, y su zona metropolitana que incluyó acciones sin precedentes como el bloqueo por grupos de hombres armados de hasta 31 avenidas y de una autopista durante el miércoles, jueves y viernes.

El fin de semana no se registró ningún bloqueo a pesar de que tampoco hubo ningún desplazamiento especial de las fuerzas policíacas, constató la AFP.

Los presuntos narcotraficantes pararon a conductores de trailers, autobuses, autos y hasta ambulancias, los obligaron a bloquear las avenidas y luego les quitaron las llaves o les pincharon las llantas.

Su objetivo era obstaculizar el movimiento de las patrullas militares, según las autoridades.

Los militares y policías que participarán en el operativo que arrancó este lunes han sido ubicados en lugares “estratégicos” con la finalidad también de “dar con las personas que están haciendo esto”, dijo el gobernador Medina.

Sacuden Policía
Además, el fin de semana fueron despedidos 81 policías estatales de Nuevo León por presuntamente proteger a integrantes de Los Zetas, aunque no se ha confirmado su participación en los bloqueos, según el secretario de Seguridad, Luis Carlos Treviño.

Desde el comienzo de las obstrucciones viales han sido ejecutadas 30 personas en Nuevo León, incluidos los dos estudiantes, que fueron enterrados este lunes, reportaron autoridades estatales.