Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Ecuador se excluirá de cualquier iniciativa que no siga su línea de paz y respeto a la autodeterminación de los pueblos, dijo ayer el ministro de Defensa, Wellington Sandoval, frente a la propuesta venezolana de articular las fuerzas armadas del ALBA.

“Nosotros tenemos que mantener nuestra tesis, que siempre ha sido una tesis de paz, y el respeto a la autodeterminación de los pueblos, y en esa línea nos mantendremos”, afirmó el funcionario a radio Democracia.

Sandoval fijó su posición al ser consultado sobre la propuesta del presidente Hugo Chávez de articular las fuerzas armadas de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que integran Cuba, Bolivia, Dominicana y Venezuela.

El mandatario formuló el planteamiento subrayando que “el enemigo es el mismo”, aludiendo a Estados Unidos.

Ecuador considera al gobierno de Chávez como uno de sus más estrechos aliados, pero se ha abstenido de sumarse al ALBA o de respaldar la propuesta de reconocer el carácter beligerante de las guerrillas colombianas.

“Debemos seguir nuestra política de siempre: somos un pueblo de paz y respetamos la autodeterminación de los pueblos”, insistió el ministro de Defensa.

Estados Unidos respeta el proceso de cambio político en Ecuador, donde este año deberá ser sometida a referendo una nueva Constitución, y confía en que las relaciones entre los dos países continuarán siendo fuertes, dijo este martes la embajada estadounidense en Quito.

“Estamos respetando el proceso de cambio interno, a la Asamblea (que redacta la nueva Carta Política). Ahora es un momento importante para que Ecuador defina su propio destino, y nosotros estamos aquí para ayudar donde podamos”, señaló a Radio Quito, Jefferson Brown, ministro consejero de la legación.

El presidente socialista Rafael Correa ha planteado varias reformas constitucionales para regular la economía, aspirar a un segundo mandato y terminar con la inestabilidad política en un país con ocho mandatarios en una década.

Según Brown, el gobernante “le ha dicho a Estados Unidos que quiere fomentar un estado de derecho verdadero”, y por eso tiene confianza en que los vínculos entre los dos países “van a seguir siendo fuertes”.

La oposición de derecha acusa a Correa de recortar las libertades constitucionales y preparar el terreno para una Constitución que concentre todo el poder en sus manos.

La mayoría oficialista en la Asamblea prevé entregar la nueva Constitución el 24 de enero para que sea sometida a referendo 45 días después.