•   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, pidió perdón en nombre del Estado por el asesinato del arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, justo cuando hoy se cumplen 30 años del magnicidio cometido por un francotirador de ultraderecha.

"En mi calidad de presidente de la República pido perdón en nombre del Estado salvadoreño por ese magnicidio perpetrado hace 30 años", señaló Funes en un acto en que fue develado un mural en honor del arzobispo en las instalaciones del Aeropuerto Internacional El Salvador (44 km al sur de San Salvador).

El mandatario afirmó en su discurso que monseñor Romero fue "víctima de la violencia ilegal que perpetró un escuadrón de la muerte" de la ultraderecha. Romero fue asesinado por un francotirador el 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba misa en la capilla del hospital para cancerosos La Divina Providencia, en la periferia noroeste de San Salvador.

Funes, que fue elegido hace un año a la presidencia con el apoyo de la ex guerrilla Farabundo Martí de Liberación Nacional poniendo fin a 20 años de gobiernos de derecha, señaló que su ofrecimiento de perdón debió haberse hecho "hace mucho tiempo".

El mandatario salvadoreño recordó que los escuadrones de la muerte, que operaron impunemente en el país desde antes del inicio de la guerra civil (1980-1992), "ejercieron el terror de manera generalizada entre la población civil" y dejaron tras de sí "miles de víctimas". "Dichos escuadrones de la muerte, lamentablemente, actuaron bajo la cobertura, colaboración o participación de agentes estatales", subrayó el presidente salvadoreño tras recordar que "los integrantes del grupo violento" que mataron a Monseñor Romero fueron identificados por instancias internacionales de investigación de las Naciones Unidas.

Oscar Romero, el "mejor patriota"
"Resulta inobjetable nuestro reconocimiento oficial a la verdad en el caso de magnicidio de monseñor Romero", insistió, tras lo cual también pidió perdón a la familia del asesinado arzobispo, a la iglesia católica y los salvadoreños. "Este magnicidio nos quitó a nuestro mejor patriota", continuó Funes, y aseguró que su gobierno está en la disposición de "colaborar" con la justicia nacional e internacional para que se pueda investigar y esclarecer crímenes como el de monseñor Romero..

Una Comisión de "La Verdad" creada por la ONU culpó como responsable intelectual del asesinato al mayor del ejército Roberto D´Aubuisson, fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA,derecha), quien murió de cáncer en febrero de 1992.

Funes develó un mural en honor a la vida y obra de Romero pintado por el artista salvadoreño Rafael Varela. El mural de dos metros de altura por seis de largo está hecho con acrílico sobre lienzo y en él se reflejan varias imágenes de monseñor Romero rodeado de gente, en especial niños pues con ello se "representa el contacto que siempre tuvo con la gente", explicó Varela.