•   WASHINGTON /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El chileno José Miguel Insulza fue reelegido ayer miércoles por aclamación como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) para un nuevo periodo de cinco años.

En una decisión sin sorpresas, Insulza recibió el voto de los 33 miembros activos de los 35 (Honduras y Cuba no tienen representación) que conforman la organización en una Asamblea General extraordinaria en la sede de Washington, sin que tuviera un candidato rival.

Desde la OEA “seguiremos luchando por defender la democracia representativa que nos hemos ganado con tanto esfuerzo” en el continente, dijo tras conocerse la decisión el veterano político que ocupó numerosos ministerios en su país.

Insulza, abogado de 66 años, advirtió: “Esta no puede ser una organización comicial. Se cuenta con que los estados miembro quieran respetar la democracia” y fortalecerla.

El noveno secretario general de la organización (en funciones desde 1948) asumirá su nuevo mandato el 26 de mayo próximo, y deberá enfrentar de inmediato retos como el retorno de Honduras a la OEA, suspendida tras el golpe de Estado de junio del año pasado.

De hecho, el golpe en Honduras amenazó con manchar la gestión de Insulza, quien encabezó una inútil gestión diplomática para revertirlo. Luego, tras las polémicas elecciones de noviembre, el secretario general llamó a estudiar las maneras de reintegrar al país, a pesar de la resistencia de varias naciones.

Insulza afirma que desde que comenzó su trabajo al frente de la OEA en mayo de 2005 le ha dado a la organización un peso internacional inédito.

Consciente de críticas que ha recibido la organización desde países tan disímiles políticamente como Estados Unidos o Venezuela, Insulza ha ofrecido trabajar por una OEA renovada y más flexible que pueda evitar crisis como la de Honduras.

Estados Unidos recién anunció su apoyo a Insulza el lunes pasado. El liderazgo de Insulza que logró levantar la sanción contra Cuba que databa de 1962 y allanó el camino para su retorno a la OEA en junio de 2009, había provocado resquemor en algunos sectores de Washington.

Venezuela y Nicaragua, entre otros, criticaron el manejo que Insulza hizo de la crisis en Honduras, así como fustigan la labor de Comisión Interamericana de la OEA que vela por el respeto de los derechos humanos.

La elección de Insulza se produce después del compromiso de Latinoamérica de conformar una organización alterna que excluya expresamente a Estados Unidos y Canadá.