•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 38 personas murieron y 64 resultaron heridas esta mañana en un doble atentado con explosivos en el metro de Moscú, atribuido por las autoridades rusas a dos mujeres kamikazes vinculadas a grupos insurgentes islamistas del Cáucaso.

Los dirigentes rusos reaccionaron vivamente tras esos ataques. El primer ministro Vladimir Putin, que interrumpió un viaje en Siberia, prometió que "los terroristas serán aniquilados". El presidente Dimitri Medvedev condenó en los mismos términos estos actos cometidos, según él, por "bestias salvajes". "No tengo la menor duda: los encontraremos y serán aniquilados", declaró Medvedev en la estación del metro Lubianka, tras haber depositado una corona de rosas en el lugar del drama.

El primer atentado tuvo lugar en un vagón detenido en la estación Lubianka, situada a pocos cientos de metros del Kremlin, a las 07H57 locales (03H57 GMT), en hora punta. En la Plaza Lubianka tiene su sede el servicio de inteligencia ruso FSB, sucesor del KGB soviético, que en ese edificio interrogaba y eliminaba a los disidentes y personas caídas en desgracia durante las purgas de la era soviética.

El segundo atentado fue cometido en la estación Park Kultury a las 08H36 (04H36 GMT), también en el centro de la capital. "En Park Kultury, según los datos preliminares, se trataba de una mujer kamikaze. Según los fragmentos del cuerpo, que están siendo examinados, el explosivo estaba colocado al nivel de la cintura. La situación es la misma en Lubianka", afirmó un portavoz del comité de investigación de la fiscalía de Moscú, Vladimir Markin.

El director del FSB, Alexandre Bortnikov, consideró que las autoras de los atentados eran oriundas del Cáucaso Norte, región de Rusia mayoritariamente musulmana, escenario de una violenta insurgencia en los últimos años. "Según la versión preliminar, los atentados fueron cometidos por grupos terroristas vinculados a la región del Cáucaso Norte. Privilegiamos esta versión", declaró Bortnikov, citado por las agencias de noticias rusas.

Una fuente en el seno de los servicios de seguridad indicó a la agencia Interfax que la identidad de las dos kamikazes y de las otras dos mujeres que las acompañaron hasta el metro antes de las explosiones, habían sido establecidas gracias a los vídeos de vigilancia. Esas dos mujeres, así como un tercer posible cómplice -un hombre- son buscados por la policía, según la misma fuente.

Condena internacional
La condena internacional no se hizo esperar. "El pueblo estadounidense se une al pueblo de Rusia en el rechazo al extremismo violento y a los atentados terroristas", afirmó el presidente estadounidense Barack Obama. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó "enérgicamente" los atentados y expresó su confianza en que las autoridades rusas llevarán ante la justicia "a los perpetradores de estos odiosos ataques terroristas".

Para el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, "nada puede justificar semejantes ataques contra civiles inocentes". "La Unión Europea apoya firmemente a Rusia para combatir al terrorismo bajo todas sus formas", indicó la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton.

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, recibió con "consternación y horror" la noticia Y el presidente francés Nicolas Sarkozy condenó esos atentados "odiosos" y "cobardes".

En un telegrama a Medvedev, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó "toda la solidaridad y afecto" de "la sociedad española, que ha venido sufriendo durante años los estragos causado por la barbarie terrorista". También el primer ministro británico Gordon Brown envió a Medvedev un mensaje de condolencia.

El gobierno venezolano condenó "enérgicamente" los atentados y mostró su convicción de que Rusia "derrotará al flagelo del terrorismo". El gobierno venezolano "expresa su dolor y ratifica su solidaridad con las autoridades y traslada sus palabras de aliento al hermano pueblo ruso, con la convicción de que derrotará el flagelo del terrorismo y continuará transitando en paz y en armonía por su camino independiente hacia la prosperidad y el desarrollo", reza un comunicado publicado por el ministerio de Relaciones Exteriores.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, "manifiesta su más profundo pesar por la pérdida de decenas de vidas inocentes y dirige su mensaje de condolencia a los familiares de las víctimas, haciéndolo extensivo a todos los afectados por tan repudiable acto de barbarie", agrega el texto.

Los atentados, los más sangrientos cometidos en la capital rusa desde 2004, tuvieron lugar en dos estaciones de una misma línea, pero las otras líneas del metro de Moscú, que diariamente transporta a 8,5 millones de personas, seguían abiertas aunque bajo fuerte vigilancia.

En los últimos meses, las fuerzas rusas multiplicaron las operaciones militares contra rebeldes islamistas en el Cáucaso Norte, matando a muchos de sus dirigentes. Moscú registró en los últimos diez años una serie de explosiones mortales reivindicadas por militantes de la causa chechena -una república del Cáucaso-, pero en los últimos tiempos los atentados fueron menos frecuentes.