•   DURANGO /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Diez jóvenes, siete de ellos menores de edad, fueron asesinados por un comando armado que los acribilló y les lanzó granadas en el municipio de Pueblo Nuevo, en el estado de Durango (noroeste), informó ayer lunes la Procuraduría (fiscalía) local.

“La tarde del domingo, diez jóvenes originarios del ejido Aval que viajaban al poblado de los Naranjos, en Pueblo Nuevo, fueron privados de la vida a manos de un grupo de sujetos armados”, informó un comunicado de la Procuraduría de Justicia de Durango.

Las víctimas son cinco hombres y cinco mujeres, siete de ellos menores de entre ocho y 17 años, y los otros tres tenían entre 19 y 21 años, detalló el documento. Entre ellos había cuatro hermanos y dos pares de hermanos más.

El comando “les marcó el alto y al hacer caso omiso dispararon contra ellos, inclusive lanzaron artefactos explosivos, como granadas, al vehículo”, añadió la Procuraduría.

“Eran retenes falsos de organizaciones criminales tendientes a buscar proteger una parte del territorio”, aseguró el secretario (ministro) de Gobernación, Fernando Gómez Mont, en una rueda de prensa convocada para condenar la masacre.

Cartel de Sinaloa o los Zetas
El secretario no atribuyó la autoría del crimen a ningún grupo armado, aunque aclaró que esa zona se la están disputando los cárteles narcotraficantes de Sinaloa y Los Zetas.

“No es la primera vez que tenemos este tipo de eventos. Sí, lamentablemente, es la vez en que sus resultados son más dolorosos”, lamentó Gómez Mont.

Los jóvenes se dirigían a El Naranjo, a unos 100 km al oeste de Durango, capital del estado homónimo, a recibir apoyo económico de un programa federal, de acuerdo con la Procuraduría local.

En los límites de Durango y los estados de Sinaloa (noroeste) y Chihuahua (norte) se localiza el denominado “triángulo dorado”, zona de trasiego de droga y disputas entre cárteles del narcotráfico.