•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Rusia sufrió hoy otro atentado, que dejó al menos 12 muertos en Daguestán, una convulsa república del Cáucaso, dos días después de los sangrientos ataques perpetrados en el metro de Moscú que fueron reivindicados por el movimiento islamista "Emirato del Cáucaso".

Tras el atentado de Daguestán, el presidente Dimitri Medvedev advirtió que las autoridades están decididas a impedir que "los terroristas siembren el pánico" en Rusia, un país todavía conmocionado por el doble atentado suicida del lunes en el metro de Moscú, que dejó al menos 39 muertos.

Cuando la capital se disponía a enterrar a las primeras víctimas del ataque del lunes, que se cobraron la vida de 39 personas, dos explosiones frente a la comisaría de Kizliar, en Daguestán, dejaron 12 muertos y 23 heridos, según el balance del comité de investigación de la Fiscalía. Nueve de los muertos en Kizliar "eran empleados de los servicios de policía", precisó la misma fuente.

La primera explosión tuvo lugar a las 08H40 (04H40 GMT) y fue provocada por una bomba lapa en un vehículo que se encontraba en el patio de las dependencias policiales. Veinte minutos después, un kamikaze disfrazado de policía se hizo estallar en el mismo lugar, cuando los investigadores habían acudido para examinar las circunstancias de la primera explosión, señaló la fiscalía. Este segundo atentado mató a varios agentes, "entre ellos el jefe de la policía de Kizliar", Vitali Vedernikov, precisó el comunicado.

Los atentados y enfrentamientos son muy frecuentes en Daguestán, donde viven unos 2,5 millones de personas de múltiples grupos étnicos, mayoritariamente musulmanes. Al igual que otras repúblicas del Cáucaso ruso (como Chechenia e Ingusetia), Daguestán es escenario desde hace varios meses de sangrientos choques entre rebeldes islamistas y fuerzas de seguridad.

Grupo rebelde "Emirato del Cáucaso" reivindica atentado en Moscú
Estos nuevos ataques se producen en un clima de gran nerviosismo a raíz del doble atentado en el metro de Moscú. El jefe del grupo rebelde islamista "Emirato del Cáucaso", Doku Umarov, alias Abu Usman, reivindicó los atentados suicidas de Moscú, anunció hoy la página internet independentista chechena Kavkazcenter.

"En un video realizado el 29 de marzo de 2010, Doku Abu Usman declaró que este ataque (al metro de Moscú) era una acción de venganza a la masacre (...) de habitantes chechenos e ingusetios ejecutados" por las fuerzas rusas el 11 de febrero cerca de la población de Archty, en Ingusetia, república del Cáucaso, escribió el sitio web. El jefe islamista amenazó además a Rusia con nuevos atentados, según el sitio independentista.

Esos atentados, los primeros de envergadura desde hace varios años en la capital rusa, conmocionaron a la opinión pública. Las medidas de seguridad fueron reforzadas en todo el país, incluido el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán, donde un cohete Soyuz debe despegar el viernes.

"El objetivo de los terroristas es desestabilizar al país, destruir la sociedad civil, sembrar el pánico en la población", señaló Medvedev. "No lo permitiremos", agregó. Según Medvedev, los atentados de Moscú y Daguestán son "eslabones de una misma cadena".

Putin había expresado poco antes una idea similar: "No descarto que (los atentados de Moscú y Daguestán) sean obra de la misma banda", afirmó. El jefe de gobierno subrayó que no le importaba la religión o la etnia de las víctimas, pues los atentados son ante todo "un crimen contra Rusia".

Putin había llamado ayer a las fuerzas de seguridad a "arrancar de las cloacas" a los responsables de los atentados de Moscú.

Dos de las 39 víctimas del lunes en el metro moscovita debían ser enterradas hoy y unas diez más mañana, informaron los servicios funerarios.