elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON Y BRASILIA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pidió hoy a las FARC que pongan en libertad a todos los secuestrados como un gesto que abra una negociación de paz, luego de que la guerrilla colombiana liberara a un sargento que mantuvo como rehén por 12 años.

"Esperamos que en el futuro próximo las FARC liberen a los rehenes que todavía tienen secuestrados y que éstos puedan volver a sus familias. Este gesto completo de buena voluntad abriría las puertas a la negociación de una paz verdadera", manifestó Insulza en un comunicado. Insulza saludó la liberación de ayer del sargento colombiano Pablo Moncayo, quien fue recibido en un punto de la selva colombiana por una misión humanitaria.

Por su parte, el gobierno brasileño aseguró esperar que la liberación de dos de los rehenes de la guerrilla marxista permita abrir "nuevas perspectivas" para "el proceso de paz entre todos los colombianos". Brasil espera "que todos los rehenes aún en cautiverio puedan encontrar la libertad y que sean abiertas nuevas perspectivas para el proceso de paz entre todos los colombianos", señaló la cancillería en un comunicado.

El principal asesor presidencial brasileño para asuntos internacionales, Marco Aurélio García, insistió hoy que el gobierno "no tiene por ahora previsión de nuevas acciones". "Pero estamos dispuestos a participar" de operaciones que se hagan necesarias, añadió.

"Esto corresponde con la determinación de la política exterior brasileña de ayudar a Colombia, de acuerdo con su gobierno, en acciones que puedan contribuir a una solución de paz", expresó García a la prensa. Colombia "podría tener un papel mucho mayor en la vida del continente, más contribución, si hubiésemos alcanzado una solución" pacífica a su conflicto interno, opinó.

El gobierno brasileño prestó dos helicópteros de su Fuerza Aérea (con insignias de la Cruz Roja Internacional, usadas con autorización de esa organización) y sus respectivas tripulaciones para la recuperación del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado José Daniel Calvo, liberados por sus captores en medio de la selva. Insulza felicitó a los gobiernos de Colombia y Brasil y a todos los que colaboraron en la operación que culminó con la liberación de Moncayo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han señalado que la liberación de Moncayo será la última que realicen de manera unilateral y pidieron a partir de ahora emprender un intercambio humanitario entre los 21 uniformados que aún mantienen cautivos y unos 500 guerrilleros presos.

Moncayo, secuestrado el 21 de diciembre de 1997 cuando tenía 19 años y ascendido a sargento cuando estaba en cautiverio, era el rehén más antiguo de Colombia.