elnuevodiario.com.ni
  •   CIUDAD JUAREZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ataque que mató a una empleada consular de Estados Unidos en Ciudad Juárez, en el norte de México, y su esposo, iba dirigido realmente contra éste, un guardia carcelario de Texas, según confesó Ricardo Valles, un detenido por el crimen que prendió la alarma en la frontera de ambos países.

Valles, de 45 años, quien admitió ser miembro de "Los Aztecas" y que participó en el ataque del 13 de marzo, expresó que éste fue ordenado porque el estadounidense maltrataba a presos de esa banda en una cárcel de la vecina ciudad de El Paso, Texas, informó una fuente de la Procuraduría del estado de Chihuahua.

Según esa fuente, que pidió el anonimato, Valles señaló que "la muerte del sheriff se ordenó porque maltrataba a los miembros de esta banda que se encontraban presos y presumía de saber cómo introducir armas a Ciudad Juárez para terminar con todos los integrantes de 'Los Aztecas'".

El vehículo en que viajaban la funcionaria Leslie A. Enríquez y su esposo, el guardia carcelario Arthur Haycof Redelfs, junto a su hija de pocos meses, fue baleado el 13 de marzo en un ataque casi simultáneo con otro en el que perdió la vida un mexicano casado con otra empleada consular. El detenido declaró que ese otro ataque fue una "equivocación" que se generó porque la víctima viajaba en un vehículo similar al de los estadounidenses.

Valles, capturado el viernes por el Ejército como sospechoso de otros dos crímenes, fue presentado ayer a la prensa.

Las autoridades mexicanas han señalado desde un comienzo como responsables de los tres asesinatos a "Los Aztecas", una banda creada hace 20 años en cárceles de Texas por prisioneros mexicanos y que ahora trabaja como un grupo de sicarios al servicio del Cártel de Juárez.

El asesinato de los estadounideses generó la reacción de Washington, que envió un equipo de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) a Ciudad Juárez, para colaborar con las autoridades mexicanas en las pesquisas.

Sin embargo, no se trata de los únicos estadounidenses asesinados en esa ciudad mexicana de 1,3 millones de habitantes, asolada por una violencia atribuida al narcotráfico, que sólo en 2009 causó 2.660 muertes. En los últimos dos años un total de 47 estadounidenses han sido asesinados en Ciudad Juárez, en su mayoría eran residentes del fronterizo estado de Texas y con raíces familiares en México.

Valles declaró ante los investigadores que "un líder de Los Aztecas le ordenó por vía teléfonica, desde dos días antes, ubicar la camioneta blanca en la que se transportaba" el esposo de la funcionaria consular, según un comunicado difundido anoche por la Procuraduría de Chihuahua. Según ese comunicado, el detenido aseguró que siguió el vehículo hasta que otros miembros de "Los Aztecas" le indicaron que se retirara, y momentos después escuchó varios disparos.

El comunicado indica que Valles, con residencia legal en Estados Unidos, aceptó que se había vinculado a "Los Aztecas" en 2007, cuando estuvo detenido en una cárcel de El Paso.