•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Emperatriz Castro, madre del coronel de la policía colombiana Julián Guevara, muerto en 2006 cuando era rehén de la guerrilla de las FARC, recibió en un cofre los restos de su hijo de manos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), según imágenes de televisión.

El helicóptero de la Fuerza Aérea de Brasil que trasladó a los miembros de la misión humanitaria, aterrizó en la ciudad de Villavicencio a las 15H15 locales (20H15GMT) procedentes del selvático departamento de Guaviare.

Tan pronto aterrizó la nave con los restos de Guevara en un féretro, Castro se abrazó con la senadora Piedad Córdoba, miembro de la ONG Colombianos y Colombianas por la Paz y con el obispo Leonardo Gómez, miembros de la comisión humanitaria.

Guevara, que tenía el rango de capitán cuando fue secuestrado por la guerrilla de las FARC el 1 de noviembre de 1998, murió en 2006. Tras su muerte, el Ejército lo ascendió al grado de mayor, y recientemente al de coronel.

Para facilitar la entrega de los restos, las operaciones militares fueron suspendidas ayer en una región entre los departamentos de Meta y Guaviare. El delegado del CICR, Adolfo Beteta, se congratuló por el éxito del operativo de encuentro de los restos del oficial.

Gesto mínimo de humanidad
Al momento de la entrega del cadáver, rebeldes de las FARC rindieron honores a Guevara. "Guerrilleros y guerrilleras de las FARC dijeron que le rendían honores a un héroe de la Patria. Hubo dos filas de guerrilleros a cada lado del ataúd y le rindieron honores militares", señaló Córdoba.

Según Córdoba, los rebeldes argumentaron que el oficial merecía ser catalogado como Héroe de la Patria por "haber sido capturado en combate y muerto como prisionero de guerra" en 2006.

La revelación de este hecho provocó la protesta del comisionado presidencial de paz, Frank Pearl. "Nos hemos enterado que las FARC hicieron presuntos honores militares a los restos del coronel Julián Ernesto Guevara", señaló. "Si realmente las FARC honraran la vida, en primer lugar, nunca han debido secuestrarlo y, en segundo lugar, han debido permitirle salir de su secuestro para que él no hubiera muerto a causa de su enfermedad. Las FARC no han hecho hoy es un favor sino un gesto mínimo de humanidad", precisó Pearl.