•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama estimó hoy que las cifras de desempleo de marzo muestran que su país comienza a ver "el final del túnel", aunque advirtió que aún persiste el desafío de que los estadounidenses recuperen sus trabajos. La primera economía mundial creó 162.000 empleos netos en marzo, tras las cifras corregidas de variaciones estacionales publicadas hoy por el Departamento del Trabajo en Washington. La cifra es la más alta desde marzo de 2007, aunque no hizo caer la tasa de desempleo, que está en 9,7%.

"Comenzamos a ver el final del túnel", afirmó Obama en un discurso en una fábrica de componentes de baterías destinadas a vehículos verdes en Charlotte (Carolina del Norte, este), tras la divulgación de la cifra, a la que calificó de "alentadora". Si bien "lo peor de la tormenta quedó atrás", "aún hay trabajo" que hacer para remontar la cuesta, dado que cerca de 8 millones de estadounidenses perdieron su empleo en los últimos dos años, señaló Obama. "Hemos avanzado mucho, pero todavía queda mucho camino por hacer", agregó.

La Casa Blanca también saludó las "alentadoras noticias", aunque previniendo que la situación sigue siendo preocupante: "Es obvio que el mercado estadounidense del trabajo sigue estando muy afectado", consideró la consejera económica de la Casa Blanca Christina Romer.

Desde hace cuatro meses, la primera economía mundial ha alternado pérdidas y creaciones de empleo, lo que permitía pensar que se estabilizaba su mercado de trabajo. En marzo tal vez se haya puesto fin a un largo ciclo de destrucciones de empleo que ha sido el más devastador desde los años 30. Estados Unidos ha perdido cerca de 8,4 millones de trabajos, es decir 6% de su población empleada (fuera de la agricultura) desde el principio de la recesión en diciembre de 1007 hasta febrero de 2010.

Si se confirman, estas creaciones de empleo finalmente harán sentir en los hogares el efecto de la recuperación económica comenzada a mediados de 2009, pero que benefició esencialmente a empresas y accionistas y poco a los asalariados. "Las cifras confirman el cuadro de recuperación y hacen de su viabilidad una apuesta más segura", comentó Steven Ricchiuto, de Mizuho Securities.

Si bien la economía recibió la ayuda de las 48.000 contrataciones debidas al inicio del censo decenal en el país, el sector privado también aportó una contribución decisiva. Los economistas destacaron en particular la creación neta de empleos de la industria, modesta (41.000) pero sintomática de un restablecimiento en este sector muy afectado por la recesión.

Los servicios (más de 85% de la mano de obra no-agrícola) agregaron 121.000 empleos, mientras la salud mostró un importante aumento de sus efectivos (27.000).

"Las contrataciones netas en el trabajo temporal, un indicador avanzado del mercado de trabajo, aumentaron en 40.000 en marzo y están ahora en 300.000 más respecto a su pozo de septiembre de 2009, un elemento positivo para el crecimiento futuro", señaló por otra parte Aaron Smith, de Moody's Economy.com.

No obstante la tasa de desempleo, firme en 9,7% por tercer mes consecutivo, sigue siendo una mancha en este panorama. Los dirigentes de la Reserva Federal (Fed) ya han advertido que la reducción de esta tasa será un proceso largo, debido -entre otros motivos- a la dificultad que encuentran los desempleados de larga data para hallar otro trabajo y a que los más desalentados por la crisis vuelvan a buscar empleo.