elnuevodiario.com.ni
  •   PEKÍN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El principal negociador iraní advirtió hoy a Occidente que deje de "amenazar" a Teherán sobre su programa nuclear y aseguró que China está de acuerdo con su país en que el arma de las sanciones ha perdido su eficacia.

Las duras palabras de Saeed Jalili coinciden con los reiterados llamamientos occidentales a aplicar nuevas sanciones a la República Islámica por su polémico programa nuclear, algo que depende de la aprobación de China, con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por el momento Pekín se ha negado a apoyar esos llamados y hoy abogó de nuevo a favor de la negociación e instó a todas las partes a "mostrar flexibilidad" para resolver el problema. En una llamada telefónica al jefe de Estado chino Hu Jintao, el presidente estadounidense Barack Obama pidió una mayor cooperación en este tema, pero Jalili sugiere que Pekín presta atención a los argumentos de Teherán.

"Surgieron muchos asuntos en las conversaciones en los que China aceptó la posición de Irán", afirmó Jalili a los periodistas tras mantener un encuentro con funcionarios chinos, entre ellos el ministro de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi, y el consejero de Estado Dai Bingguo. "Ambas partes hemos subrayado, durante nuestras conversaciones, que el arma de las sanciones ha perdido su eficacia", declaró Said Jalili, aunque invitó a los periodistas a "preguntarle a China su posición". Hasta el momento no ha sido posible contactar con la cancillería china para conocer su versión.

El enviado iraní aseguró que Occidente debe cambiar sus "métodos erróneos" que "amenazan" a Irán y advirtió que las conversaciones con las seis potencias mundiales, entre ellas China y Estados Unidos, podrían desplomarse si éstas no dan marcha atrás. "Si siguen conversando y presionando simultáneamente, estas negociaciones no podrán tener éxito", avisó. En su opinión, "China, como gran país, puede desempeñar un papel importante para cambiar estos métodos injustos".

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU - Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos- más Alemania llevan meses negociando con Irán para que ponga fin al enriquecimiento de uranio. Las potencias occidentales temen que la República Islámica intente dotarse del arma atómica escudándose en su programa nuclear civil, aunque Teherán lo desmiente.

Pekín mantiene buenas relaciones diplomáticas y comerciales con Irán, dominadas por las importaciones de recursos energéticos iraníes, un punto que Jalili sacó a relucir: "Creemos que las relaciones de amistad entre China e Irán continuarán".

La embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice, afirmó esta semana que China está dispuesta a mantener "negociaciones serias" sobre Irán, algo que la Casa Blanca interpreta como un "paso importante", aunque hasta ahora sin confirmar por Pekín.

El canciller chino expresó hoy que su país "insta a las partes interesadas a intensificar los esfuerzos diplomáticos y a dar pruebas de flexibilidad para crear las condiciones para resolver el problema nuclear iraní mediante el diálogo y las negociaciones". Un día antes, el portavoz de ministerio, Qin Gang, afirmaba a los periodistas: "Siempre hemos promovido una solución pacífica a este asunto y lo seguiremos haciendo". Añadio que la crisis se debe resolver por "medios diplomáticos".

Rusia también ha sido reacia a aplicar nuevas sanciones contra Teherán, pero desde hace unas semanas se muestra más intransigente con la República Islámica.

Obama señaló que en las próximas semanas quería alcanzar un acuerdo para que el Consejo de Seguridad vote una cuarta tanda de sanciones.

Pekín y Washington han estado en desacuerdo durante meses sobre varios temas, pero China parece haber apaciguado la tensión el jueves al anunciar que asistirá a la Cumbre sobre Seguridad Nuclear que se celebrará en Washington el 12 y el 13 de abril.