elnuevodiario.com.ni
  •   BISSAU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La situación en Guinea-Bissau ha sido "superada" y es ahora "estable", afirmó hoy el primer ministro Carlos Gomes Junior tras reunirse con el presidente Malam Bacai Sanha, anunciando además que no renunciará tras el amotinamiento militar de la víspera. "La situación ha sido superada. Puedo asegurarles que las instituciones van a comenzar a funcionar de nuevo normalmente", indicó a la prensa tras el encuentro con Bacai Sanha para resolver la crisis.

Esta normalización de la situación era perceptible hoy en la capital, donde las actividades se reanudaron. Los militares que patrullaban ayer las principales avenidas ya no se veían. Y la Radio Nacional, que transmitía marchas militares, volvió a sus emisiones habituales.

"No renunciaré ya que he sido elegido democráticamente (en las elecciones de 2008). Considero lo ocurrido el jueves como un incidente", añadió el primer ministro. Gomes Junior fue detenido por militares amotinados ayer en la mañana y luego fue puesto en arresto domiciliario hasta hoy, pero al comienzo de la tarde el dispositivo militar en torno a su casa fue aligerado y los soldados reemplazados por algunos policías, según un testigo.

Este mediodía se realizó una reunión de urgencia entre el presidente y el primer ministro de Guinea-Bissau, con el ánimo de buscar una solución pacífica a la crisis desatada ayer por un motín militar en el país, uno de los más pobres del mundo.

La ex colonia portuguesa de Africa Occidental se ha visto de nuevo sacudida por una ola de violencia que tiene como telón de fondo el creciente tráfico de cocaína, proveniente de Sudamérica y en tránsito hacia Europa.

Condenan uso de la fuerza
Miembros del gobierno de Guinea-Bissau condenaron esta mañana "el uso de la fuerza como medio para resolver los problemas" y expresaron su apoyo al primer ministro, según un comunicado.

El jefe del Estado Mayor del Ejército, el general José Zamora Induta, se encuentra detenido en una base aérea cerca del aeropuerto internacional. Su subjefe, el general Antonio Indjai, se hizo cargo de las fuerzas armadas en lo que se asemeja a un "golpe" dentro de las fuerzas armadas, una institución poderosa en un país que ha sido sacudido con frecuencia por las crisis y los asesinatos políticos.

El nuevo hombre fuerte de Guinea-Bissau aseguró anoche que el motín era un "problema estrictamente militar" y que el ejército reiteraba "su apego y su sumisión al poder político".

Contraalmirante José Bubo Na Tchute entra a escena
El forcejeo de ayer hizo entrar de nuevo en escena a un personaje tan poderoso como controvertido: el jefe de la Marina, el contraalmirante José Américo Bubo Na Tchute, quien apareció al lado del nuevo "patrón" de las Fuerzas Armadas, el general Indjai.

Bubo Na Tchute está acusado por la justicia de haber querido dar un golpe de Estado en agosto de 2008 y de haber cometido un atentado contra el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Batista Tagmé Na Waie, muerto en marzo de 2009, pocas horas antes del asesinato del presidente Joao Bernardo Vieira por militares. Asimismo se sospecha que el ex jefe de la Marina está implicado en el tráfico de cocaína sudamericana en Guinea-Bissau. Numerosos observadores han notado que adquirió rápidamente, y de manera misteriosa, una gran fortuna.

"El ejército es la verdadera gangrena de Guinea. Controla, regula y aplica una justicia expeditiva", indicó hoy un portavoz de Encuentro Africano para la Defensa de los Derechos Humanos, con sede en Dakar.