•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos llamó hoy al orden al presidente afgano Hamid Karzai, luego de que éste declaró que durante el proceso electoral afgano de 2009 hubo un "fraude generalizado" orquestado por representantes de la ONU y la Unión Europea. El gobierno estadounidense desea una "clarificación" de los "inquietantes" dichos de Karzai, declaró el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs.

El presidente afgano, bajo fuerte presión externa para luchar contra la corrupción oficial que corroe su país, acusó ayer a la comunidad internacional de haber cometido los masivos fraudes en los comicios de agosto pasado, que condujeron a su reelección.

"Esta es la verdad. Hubo fraudes masivos, muy masivos en las elecciones presidenciales y provinciales", manifestó Karzai en un discurso en la sede de la Comisión Electoral Independiente (CEI), que tuvo a cargo la vigilancia de los comicios del 20 de agosto de 2009. "Pero los afganos no cometieron esos fraudes. Los cometieron los extranjeros", denunció Karzai ante los miembros de la CEI, acusados de haberse sometido totalmente a los designios del mandatario.

El gobernante afgano citó a "la oficina del representante adjunto de ONU (el estadounidense Peter) Galbraith, y a (el general francés Philippe) Morillon", que dirigía la misión de observadores de la UE para las elecciones.

La comunidad internacional denunció fraudes masivos en esa consulta, y Karzai fue proclamado vencedor de hecho tras la decisión de su principal adversario, Abdul Abdulá, de abstenerse de participar en la segunda vuelta.

El embajador estadounidense en Afganistán se reunió hoy con Karzai buscando que aclare sus "perturbadoras" declaraciones sobre las elecciones del año pasado, afirmó el departamento de Estado. "Nuestro embajador, Karl Eikenberry, se reunió hoy (viernes) con el presidente Karzai para aclarar qué quiso decir con esos comentarios", dijo el portavoz del Departamento de Estado Philip Crowley a periodistas. "Estamos perturbados por los comentarios que hizo", agregó Crowley, reiterando críticas de la Casa Blanca.

Comentarios de Karzai generan "alboroto"
Tras la reunión de hoy, el presidente afgano llamó por teléfono a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para transmitirle su "sorpresa" por el alboroto que provocaron sus críticas al supuesto fraude.

El mandatario afgano habló tras haberse reunido con el embajador estadounidense en Kabul, quien le pidió que aclarara sus observaciones, anunció un alto funcionario estadounidense. "Durante la conversación telefónica se mostró sorprendido de que sus comentarios hayan provocado lo que denominó alboroto", precisó este funcionario que se mantuvo en el anonimato.

Estados Unidos invadió Afganistán a fines de 2001 -tras los ataques del 11 de setiembre-, y derrocó al gobierno de los talibanes. Desde entonces mantiene tropas en ese país.

Francia también se dijo por su lado "sorprendida" por esas acusaciones, a las que calificó de "infundadas".

El representante adjunto de la ONU en Afganistán, Peter Galbraith fue cesado de sus funciones tras haber acusado al noruego Kai Eide, que entonces era su superior jerárquico en tanto que representante especial de la ONU en Afganistán, de haber "ocultado" la magnitud de los fraudes cometidos a favor de Karzai.

Karzai fue llevado al poder por la coalición internacional liderada por Estados Unidos que invadió el país a fines de 2001 para derrocar al régimen de los talibanes. Su reelección, confirmada en noviembre de 2009 tras el retiro de su rival de la segunda vuelta, fue aceptada finalmente por los países de la coalición internacional, que mantienen aún 128.000 soldados en el país (las dos terceras partes de ellos de nacionalidad estadounidense).

Pero desde la llegada de Obama al poder en enero de 2009, Karzai enfrenta la presión de Estados Unidos y de los países donantes para tomar medidas eficaces contra la corrupción que gangrena al Estado afgano y para garantizar que las legislativas previstas para septiembre de este año sean ejemplares.

Según un diplomático extranjero, que pidió el anonimato, Karzai demostró "un pequeño resentimiento", contra Estados Unidos tras las polémicas elecciones. En medio de la polémica, Abdulá Abdulá destacó: Karzai reconoció que hubo fraude, "reconoció su propia ilegitimidad", indicó.