elnuevodiario.com.ni
  •   VENTERSDORP, Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El homicidio ayer del líder ultraderechista sudafricano Eugene Terre'Blanche, que defendió en vida la supremacía de los blancos, desató la furia de su movimiento, decidido a vengar su muerte, mientras el jefe de Estado Jacob Zuma pidió calma y llamó a la unidad política.

El Movimiento de Resistencia Afrikaner (AWB), grupúsculo creado por Terre'Blanche que se opuso recurriendo a la violencia a la transición post apartheid de principios de 1990, se reunirá el 1 de mayo para decidir cómo responde a la muerte de su líder, al que aparentemente mataron dos obreros agrícolas por un problema de no pago de salarios.

"Decidiremos acciones para vengar la muerte de Terre'Blanche (...) durante nuestra conferencia", declaró su secretario general, André Visagie. "Lo mataron a golpe de pangas (machetes) y con tubos de canalización. Lo golpearon a muerte", subrayó añadiendo que pidió a los miembros del movimiento, que reclaman venganza, "permanecer tranquilos".

El miedo y el odio eran palpables en Ventersdorp, en el noroeste, el pueblo de origen de Terre'Blanche y ex bastión del AWB.

Delante de la granja del ex líder de la extrema derecha, en donde se encontró ayer su cuerpo sin vida, decenas de sus partidarios se reunieron. "Ellos (los negros) matan a nuestros granjeros", afirmó uno que pidió el anonimato por temor a "represalias". "Matar a un anciano, así, mientras dormía, no hay de qué enorgullecerse", agrega.

Este homicidio reaviva las tensiones raciales en un país donde el color de la piel sigue siendo un factor de división, dieciséis años después de que se pusiera fin oficialmente al régimen del apartheid.

Presidente Zuma llama a la calma
El presidente Zuma, temeroso de que el caso se agrave, llamó a la calma y pidió "a los sudafricanos que no permitan a agentes provocadores aprovecharse de la situación para incitar, o para alimentar, el odio racial". Hoy, Zuma hizo un nuevo llamado a la "unidad" política y a la "responsabilidad" de los dirigentes políticos del país en sus declaraciones.

También hicieron anteriormente un gesto de apaciguamiento cuando su ministro de Policía, Nathi Mthethwa, y el comisario nacional, Bheki Cele, recibieron este domingo a los familiares de la víctima, señala la agencia Sapa.

En tanto, el Congreso Nacional Africano (ANC, en el poder) indicó por su parte que nada puede justificar el homicidio de Terre'Blanche. "Lanzamos un llamado a todos los sudafricanos para que se abstengan de toda especulación, los autores (del crimen) se entregaron a las autoridades a cargo de aplicar la ley", señaló el ANC en un comunicado.

Eugene Terre'Blanche, de 69 años, consagró su vida a defender la superioridad de los blancos. Al frente de milicias paramilitares y dotado de un emblema parecido a la insignia nazi, se opuso a la abolición del apartheid al comienzo de los años 1990 organizando atentados. Fue encarcelado en 2001 por haber intentado asesinar a un guardia de seguridad negro y salió de la cárcel en 2004 por buen comportamiento, tras lo cual cayó en un olvido relativo.

Su cadáver fue encontrado en su granja de Ventersdorp, en la Provincia del Noroeste. La policía detuvo a dos trabajadores agrícolas, de 15 y 21 años, que acababan de discutir con él por un problema salarial.

Aunque el móvil del crimen no parece político, el AWB vinculó el asesinato de su líder con la reciente polémica sobre una canción que llama a "matar los boers" (granjeros blancos). El cántico lo pusieron de moda las juventudes del partido en el poder, el Congreso Nacional Africano (ANC). Dos tribunales prohibieron esta canción que, según la oposición y varias asociaciones, incita a la violencia racial. Pero el ANC la defendió en nombre de la memoria de la lucha contra el apartheid.