•   CABO CAÑAVERAL  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El transbordador Discovery despegó hoy hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) con siete astronautas a bordo, para una de las últimas misiones de un transbordador estadounidense y la primera que contará con cuatro mujeres en el espacio. Cuando los astronautas lleguen a la estación el miércoles, habrá cuatro mujeres en órbita, por primera vez en la historia. Tres viajan en el Discovery mientras que la estadounidense Tracy Caldwell Dyson llegó el domingo a la ISS con dos tripulantes rusos, a bordo de una nave Soyuz.

El Discovery salió de su plataforma de lanzamiento al borde del Atlántico según lo previsto a las 10H21 GMT del Centro Espacial Kennedy, cerca de Cabo Cañaveral (Florida, sudeste). La nave debe acoplarse a la ISS el miércoles. La estación se encuentra a 343 km de altitud.

Pequeños fragmentos de espuma aislante se desprendieron del tanque de combustible externo cuatro minutos después del despegue, aunque sin consecuencias, indicó Bill Gerstenmaier, responsable de las actividades espaciales de la Nasa. La Nasa señaló también una anomalía en uno de los tres captores de presión de la bomba de un motor. "No había ningún problema con los motores en sí, sólo con uno de los captores", explicó Mike Mose, responsable del equipo a cargo de la misión.

Problemas con antena de comunicaciones
Poco después, la Nasa informó sobre un problema con la antena de comunicaciones Ku-Band del transbordador, que podría complicar los procedimientos para el acoplamiento del Discovery a la ISS. "La antena en forma de parábola es utilizada para las comunicaciones (...) a Tierra, incluidas las televisadas, y para el sistema de radar del transbordador que es utilizado para el encuentro con la estación", indicó la Nasa. "Discovery puede llegar hasta la estación en forma segura y cumplir con éxito todos los objetivos de su misión sin utilizar la antena Ku-Band si es necesario", precisó no obstante la agencia espacial.

El objetivo de esta misión de 13 días es el abastecimiento de ocho toneladas de provisiones y de materiales, entre ellas dos literas para los seis ocupantes permanentes de la ISS así como siete aparadores destinados a diversos experimentos científicos. Discovery aportará asimismo un congelador adicional para preservar las muestras de los experimentos conducidos en microgravedad y una reserva de amoníaco para el sistema de refrigeración de la estación, así como un mecanismo de ejercicios que permite medir la fuerza muscular.

Están previstas tres salidas orbitales de seis horas y media cada una por parte de un equipo de dos astronautas del Discovery, una de cuyas principales tareas será el remplazo de una reserva de amoníaco vacía adosada al exterior de la estación. Tras este vuelo, sólo quedarán tres antes del retiro de los tres transbordadores de la flota previsto para fines de 2010.

Con la ISS casi terminada, la Nasa envía en estos últimos vuelos piezas de recambio y equipamiento para el futuro mantenimiento de la estación, que el presidente Barack Obama planea prolongar al menos hasta 2020. La ISS, un proyecto de 100.000 millones de dólares iniciado en 1998 y en el que participan 16 países, es sobre todo financiado por Estados Unidos.

Tras el retiro de los transbordadores, Estados Unidos dependerá de las Soyuz rusas para enviar a sus astronautas hacia la ISS, hasta que esté pronto un nuevo modelo de nave estadounidense, hacia 2015.

Obama decidió en febrero anular el programa Constellation, que buscaba llevar a los estadounidenses nuevamente a la Luna, eliminando al mismo tiempo el cohete Ares 1 que debía -junto a la cápsula Orion- suceder al transbordador para 2015. El presidente planea en cambio alentar al sector privado a ofrecer lanzadores para poner en órbita a los astronautas de la Nasa a un menor costo.