•   LA HABANA / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde el 24 de febrero, dijo ayer lunes que el presidente Raúl Castro “se quitó la careta” y confirmó que lo dejará morir, al decir la noche del domingo que no cederá al “chantaje” de EU, Europa y la oposición sobre derechos humanos.

“Con el discurso de Raúl Castro, el régimen se quitó la careta y dejó ver su rostro sanguinario (...) Dijo que se me iba a dejar morir”, declaró Fariñas a Efe por teléfono desde el hospital de Santa Clara en el que está internado desde mediados de marzo, y agregó que mantendrá su ayuno.

“Esto para mi familia, amigos y hermanos no es conveniente, pero para la causa sí -prosiguió-, porque va a desenmascarar la esencia asesina del régimen. Vamos a continuar la huelga de hambre porque el reto lanzado por el presidente no es a nosotros en lo personal, sino a toda la oposición pacífica”.

Según Fariñas, el discurso del general al clausurar el congreso de la rama juvenil del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) “demuestra la intolerancia del régimen de no querer bajo ningún concepto dialogar con la parte de la ciudadanía que se ha atrevido a enfrentarse de manera pacífica y civilizada”.

“A partir de este discurso, nosotros radicalizamos más nuestra posición. Le dijimos a los médicos que no queremos ningún contacto con ningún funcionario político ni policial, solo con la familia y el personal médico y paramédico”, añadió.