•   MONTCOAL, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las esperanzas de encontrar sobrevivientes tras el peor desastre minero de Estados Unidos en dos décadas, que dejó al menos 25 muertos, disminuyeron hoy luego de que los rescatistas suspendieran la búsqueda por temor a otra explosión.

El presidente Barack Obama envió "profundas condolencias" a los deudos, en tanto los parientes de los cuatro mineros aún desaparecidos todavía esperan novedades. Pero la búsqueda de sobrevivientes luego de la explosión de una mina de carbón en Virginia Occidental, en el este de Estados Unidos, ayer en la tarde, fue suspendida tras encontrar una acumulación de gases.

"El equipo de rescatistas volvió para atrás a causa de un aumento de metano en la mina", expresó el portavoz de los mineros de Virginia Occidental, Hoy Murphy. Los rescatistas planeaban hacer perforaciones desde la superficie a 333 metros de profundidad, hacia la cámara de la mina donde se cree que estarían los cuatro operarios desaparecidos, para monitorear los niveles de gas y tratar de ventilar algunas de las emanaciones tóxicas.

Pero el gobernador de West Virginia, Joe Manchin, manifestó que hacer las perforaciones llevaría al menos 12 horas, por lo que pasaría un tiempo crucial hasta que los rescatistas puedan entrar a la mina. "Esto es difícil", informó Manchin. "Las familias han hablado de eso. Si hay un hilo de esperanza, es la esperanza de un milagro".

Responsables de seguridad tenían pocas esperanzas de que los desaparecidos hubieran sobrevivido al estallido en la mina Upper Big Branch. Según los funcionarios, existe una mínima chance de que los mineros alcanzaran una cámara de rescate donde hay aire limpio, alimentos y agua para 96 horas.

Estudian posibles causas de la explosión
Mientras los investigadores comenzaron a estudiar las posibles causas de la explosión, el senador de Virginia Occidental Jay Rockefeller señaló que visitaría la mina para supervisar las labores de rescate e investigar qué sucedió. "Y voy a exigir respuestas", manifestó Rockefeller en un comunicado. "No vamos a dejar una piedra sin mover en la reconstrucción de cómo sucedió esto y en la adopción de medidas para el futuro", añadió.

El peor desastre minero en Estados Unidos desde 1984 sucedió ayer en la tarde cuando los mineros cambiaban turnos. La Upper Big Branch está en la localidad de Mountcoal, 50 km al sur de Charleston, Virginia Occidental. La explosión ocurrió cuando unos mineros salían y otros entraban.

El gobernador Manchin declaró que un minero mencionó que la fuerza del estallido había arrancado su camisa, y que los que estaban de salida corrieron todo lo que pudieron de nuevo hacia adentro para rescatar a los recién ingresados.

La mina está a cargo de la firma Performance Coal Company, una subsidiaria de Massey Energy, cuyo director ejecutivo, Don Blankenship, emitió un comunicado lamentando las muertes. "Quiero ofrecer mis condolencias a las familias de los mineros que perdieron a sus seres queridos en Uper Big Branch. Y quiero agradecer a los equipos de rescatistas y a los miembros de Massey que siguen trabajando duro en nombre de nuestros mineros y sus familias", dijo.

Instalada en 1920 por una poderosa familia industrial de Virginia del mismo nombre, Massey produce 40 millones de toneladas de carbón cada año, lo que equivale a 2.300 millones de dólares. La empresa obtuvo en 2009 una ganancia de 104 millones de dólares.

Michelle McKenney, la hija de uno de los trabajadores muertos, se quejó de que su familia no había sido contactada. "Ni uno de Massey llamó a mi madre o algunos de sus hijos", dijo a la CNN. "No sabemos donde está el cuerpo de mi padre. Queremos respuestas. Las queremos hoy".

El propietario de la mina y el operador han sido citados varias veces por las condiciones de trabajo potencialmente peligrosas, que incluyen la exposición a altos niveles de combustible y gas metano. Massey tuvo que pagar 4.200 millones de dólares el año pasado en multas penales y civiles.

La peor tragedia minera en Estados Unidos fue en 1907 en Monongah, también Virginia Occidental, cuando una explosión mató a 362 trabajadores.