•  |
  •  |
  • END

Estados Unidos descartó un ataque nuclear contra países sin armas atómicas, y dijo que sólo emplearía ese tipo de arsenal “en condiciones extremas” al dar a conocer ayer artes su nueva doctrina nuclear.

No obstante, reiteró que “todas las opciones están sobre la mesa” frente a Irán y Corea del Norte, según el secretario de Defensa, Robert Gates.

Por lo pronto, en un cambio de su política actual, Estados Unidos desechó la posibilidad de un ataque nuclear contra los Estados sin armas atómicas que se ajusten a las obligaciones del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

“Estados Unidos desea subrayar que sólo considerará el uso de armas nucleares en circunstancias extremas para defender los intereses vitales de Estados Unidos o de sus aliados y socios”, señala el documento.

Sin embargo, el presidente Barack Obama advirtió que podría haber excepciones al referirse a “los Estados por fuera de la ley como Irán y Corea del Norte”, en una entrevista con el diario New York Times.

Al respecto Gates aseguró: “Si hay un mensaje para Irán y Corea del Norte aquí, es que si van a seguir las reglas, si van a unirse a la comunidad internacional, vamos a asumir ciertas obligaciones con ustedes”, dijo.

“Pero si ustedes no van a seguir las reglas, si van a ser proliferadores, entonces todas las opciones están sobre la mesa en términos de cómo vamos a tratarlos”, agregó en rueda de prensa.

Contra el terrorismo nuclear
La nuevas directrices nucleares también señalan que “el terrorismo nuclear representa “el mayor y más inmediato peligro” mientras que “Al Qaida y sus aliados extremistas buscan dotarse de armas atómicas”.

Además, fija normas para la construcción de nuevas armas nucleares, y prevé millonarios recursos para la “modernización” del arsenal existente. Es la tercera vez que Estados Unidos revisa su doctrina nuclear desde el fin de la Guerra Fría.

Washington nunca ha renunciado al uso de armas nucleares ofensivas y la política de Obama desoye el llamado de los activistas a limitar explícitamente el papel estadounidense a la disuasión frente a Estados con ese tipo de arsenal u organizaciones terroristas.

Pese a ello, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, aseguró el martes que su país seguirá jugando un “papel estabilizador” en cuanto a la utilización de armas atómicas.

“Desde hace lustros, el rol disuasivo del arma nuclear estadounidense contribuyó a evitar la proliferación asegurando garantías y seguridad a nuestros aliados de la OTAN, del Pacífico y otros lugares que no están dotados del arma nuclear”, declaró Clinton. Y agregó: “las nuevas medidas nos permitirán conservar este rol estabilizador”.

La nueva doctrina se enmarca en una agitada campaña diplomática sobre el tema, que incluye el jueves la firma de un nuevo tratado Start de reducción de armas atómicas entre Obama y el presidente ruso Dimitri Medvedev.

Rusia y Estados Unidos convinieron limitar su arsenal a 1.550 cabezas nucleares estratégicas cada uno.

Si bien la nueva política limita el uso de armas nucleares, Estados Unidos dará una “respuesta convencional devastadora” en caso de ataques químicos provenientes de Estados sin arsenal atómico.