elnuevodiario.com.ni
  •   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Evo Morales anunció procesos penales contra autoridades electorales de cuatro departamentos de Bolivia, en tres de los cuales su partido perdió en los comicios regionales, y uno más en que el resultado por ahora es incierto, en un cruce de denuncias de fraude entre oficialistas y opositores. "El comportamiento de las cortes departamentales de Pando, Santa Cruz, Beni y Tarija es un delito que han cometido. Ahora nuestra tarea es defender el voto, sano, honesto y tomaremos acciones penales contra estas autoridades que juegan con la democracia", afirmó Morales.

Posteriormente la ministra de Justicia, Hilda Copa, explicó que "se les va a acusar de fraude si hay indicio de responsabilidad". Por el momento "no estamos en condiciones de presentar la demanda porque lo vamos a analizar", agregó.

La amenaza del mandatario de proceso se extiende a las regiones de Santa Cruz (este), Tarija (sur) y Beni (noreste), donde los candidatos que presentó el domingo pasado en las elecciones regionales el Movimiento Al Socialismo (MAS, izquierda) fueron derrotados por la derecha, y en Pando donde hay una pelea voto a voto por el cargo. Según el mandatario, hubo manipulación de votos y papeletas con complicidad de las cortes electorales de las cuatro regiones, que no tomaron previsiones para frenar un fraude.

El presidente de la Corte Nacional Electoral (CNE), Antonio Costas, señaló ante las denuncias de supuesto fraude que "no hay una razón para anular las elecciones". Costas se trasladó a Pando -donde el escrutinio fue suspendido por unas horas- y decidió la repetición del sufragio en ocho mesas anuladas, de un total de 260, por distintas observaciones.

Una fragmentada derecha ganó en Santa Cruz (51% de los votos), en Beni (42,8%) y en Tarija (49,4%), según conteos rápidos y a falta de recuentos oficiales, mientras que en Pando hay un virtual empate técnico del 48% de los sufragios por cada bando. Esos son los cuatro departamentos cuyos dirigentes se han opuesto a la gestión estatista e indigenista del mandatario desde que éste asumió para su primer periodo en enero de 2006.

Supuesto fraude comprobado
El presidente aseguró que el fraude en Pando "está totalmente comprobado", al igual que en Beni, donde la candidata del MAS, la reina de belleza, Jessica Jordan, denunció que incluso en la mesa donde ella votó no aparecía su papeleta de sufragio a su favor. Morales acotó que "estoy enviando abogados para que defiendan el voto del pueblo beniano".

El presidente de la Corte Electoral de Santa Cruz, Mario Parada, conminó ante la prensa al presidente a decir "cuál es el delito y cuál es la prueba que tiene en sus manos".

Las denuncias oficialistas se suman a las realizadas también por los opositores. El candidato conservador a la gobernación de Pando, Paulo Bravo, denunció este miércoles que el MAS acarreó a sus militantes hacia esta región norteña, fronteriza con Brasil, para inclinar la balanza de este departamento, históricamente alineado hacia la derecha. Por ello, "pido a las autoridades electorales anular las elecciones en Pando y realizar una nueva votación", indicó.

Las mutuas denuncias de fraude electoral también amenazaron con llevar el caso a instancias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, que desplazó una equipo observador a Bolivia, como habitualmente ocurre en procesos electorales.

Morales realizó una fuerte campaña para lograr una masiva votación y el control regional en Bolivia apoyado en el 64% que obtuvo él mismo en la elección presidencial de diciembre. Aunque alcanzó la victoria en cinco departamentos -La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba y Chuquisaca-, aspiraba a ganar al menos dos gobernaciones más. Además perdió la alcaldía en siete de las nueve capitales, incluyendo La Paz, que es su feudo