•  |
  •  |
  • AFP

El gobierno costarricense pedirá a sus socios centroamericanos y a República Dominicana permiso para ampliar el plazo de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio suscrito con Estados Unidos para que el Parlamento apruebe la llamada agenda complementaria.

La petición formal se presentará a mediados de febrero -todavía se desconoce la fecha- al representante comercial de Estados Unidos, aunque deberá ser avalada por todos los países que suscribieron el tratado en 2004, afirmó el ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias.

Todavía se desconoce el tiempo que pedirá el gobierno, pero empresarios y exportadores urgen que no vaya más allá del mes de abril.

Si algún signatario rechazara la solicitud, Costa Rica quedaría fuera del convenio comercial, sostiene el gobierno de Oscar Arias.

En Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana el convenio ya entró en vigor.

Arias argumenta que el Congreso no podrá aprobar el paquete de 12 proyectos antes del 1 de marzo, fecha en que se cumplen los dos años reglamentarios desde que entró en vigor en El Salvador y Estados Unidos, los dos primeros en aplicarlo.

De todo el paquete, sólo cinco leyes ya han superado al menos el primero de tres debates, mientras que otros siete, algunos del calado de la apertura de las telecomunicaciones y de los seguros, siguen encallados en las comisiones del Congreso.

PAC arremete contra decisión del gobierno
La principal formación de la oposición, el Partido de Acción Ciudadana (PAC) ha arremetido contra la decisión del gobierno de pedir una prórroga al considerar que no existen plazos establecidos en el texto del TLC para que la agenda de implementación sea aprobada y exige que el texto se deposite ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Pero el gobierno, que necesita 38 votos para aprobar esta agenda complementaria, ha culpado de este retraso al PAC, cuyos 17 diputados no han escatimado esfuerzos para impedir que se agilice el proceso.

"El PAC logró causarle un perjuicio al país. Obligarle a Costa Rica a pedir una prórroga no es ningún triunfo. Es haberle causado un enorme daño al país", lamentó el ministro de la presidencia, Rodrigo Arias, hermano del presidente.

El ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, insisitó el jueves en que la aprobación del TLC en las urnas conllevaba la promulgación en el Parlamento de las leyes para implementarlo.

"Confío en que las fuerzas políticas en la Asamblea Legislativa llegarán a un acuerdo para tramitar los proyectos pendientes en el tiempo que se establecerá en la solicitud de prórroga", de unos tres meses, manifestó Ruiz.

Desde que el gobierno de Costa Rica terminara de negociar el TLC en enero de 2004, para lo que necesitó una ronda más que sus socios regionales, el tratado comercial ha dividido al país.

Para salir del impase, el gobierno convocó el pasado 7 de octubre un referéndum, en el que el 53 por ciento de los costarricenses se pronunciaron a favor del acuerdo.